domingo, 11 de marzo de 2012

Viaje a Múnich: Siguiendo los pasos de Adolf Hitler (I)

Seguimos con el viaje a Múnich:

Buscando por Internet encontramos una agencia que realizaba varias visitas guiadas , entre ellas una anunciada como "Tour del Tercer Reich". No hace falta decir que sin dudarlo la contratamos. Pues allí estábamos mi mujer, lo que tiene que soportar la pobre por el friki del marido, y yo un sábado a las 11:30 esperando en la estación de tren de Múnich a la guia. A la excursión se unió un chico peruano, con lo cual fue como si hubiésemos contratado un guía privado. No me enrollo más, vamos a lo que importa.

Comenzamos la visita con una explicación sociopolítica de la época anterior al Tercer Reich y un repaso breve a  la biografía de Adolf Hitler.  No voy a aburriros con una historia ya conocida por todos. Después nos llevó a ver los escenarios de la historia del Nacionalsocialismo, que es lo mismo que decir de Adolf Hitler
El edifico blanco era el antiguo ayuntamiento y cuando Adolf Hitler comenzó a trabajar como informador del ejército albergaba unas oficinas municipales, donde Hitler presentaba los informes de sus pesquisas. En la actualidad son dependencias de la policía.  
Antiguamente este edificio era el hotel Fürstenfelder lugar donde se  fundó el  Partido Obrero  Alemán, Adolf Hitler fue enviado por sus superiores a investigarlo.
Llegamos a la Hofbräuhaus, famosa cervecería de Múnich, donde se realizaban las reuniones del Partido Obrero Alemán, que más tarde se convertiría en el Partido Nacionalsocialista. 
El interior de la Hofbräuhaus 

Aquí estoy subido al escenario de la impresionante sala superior de la Hofbräuhaus, donde Adolf Hitler daba sus discursos. Es simplemente espectacular.





Antes de finalizar esta primera entrega os dejo con una foto "histórica". En Múnich bautizaron a un calle como Hitlerstrasse, (ya hablaré de ella en el siguiente capítulo) . Cuando terminó la guerra cambiaron el nombre de todas las calles que tenían algún vinculo con el Nazismo, pero en vez de quitar las placas pusieron una pegatina encima. Debido a las inclemencias meteorológicas esa pegatina se ha despegado un poco. La guía nos apremió a sacar la foto al instante ya que cuando alguien lo denunciase sería tapada enseguida.
Se puede apreciar la H de Hitlerstrasse


   
La próxima semana más sobre Múnich y Adolf Hitler

 

25 comentarios:

Humberto dijo...

¡Menudo viaje!

Curioso o de las pegatinas en los carteles.

Por cierto, la visita supongo que la haríais en inglés, ¿no?

Un saludo a todos.

Luis Guerra dijo...

Lo de los carteles es más que raro, es comprensible que al principio con las prisas y los problemas de reconstrucción pusieran pegatinas, pero creo que ya les ha dado tiempo de cambiarlas.

La visita fue en castellano.

Jesús Hernández dijo...

Gracias por esta nueva e interesante entrega, Luis.

Lo del cartel, como decía aquél: raro raro raro...

¿Desde el año 45 está esa pegatina ahí? ¿No han tenido tiempo de poner una placa en condiciones? Si en la placa pusiera de verdad Hitlerstrasse, los coleccionistas ya se la habrían llevado hace tiempo... pero no se me ocurre ninguna explicación lógica a lo que se ve en la foto...

Luis Guerra dijo...

Ya está Jesús con su excepticismo jejeje.
Le pregunté a la guia exactamente lo mismo y me contestó que ningún alemán osaría llevarse la placa. El hecho de realizar el saludo nazi es penado con 1000 euros y dos días en el calabozo. Como para llevarse la placa.

Mario Tenorio dijo...

No se de qué estará hecha la pegatina (¿vinilo?). Pero por mi profesión, entiendo un poco de ésto y puedo decir que si es un adhesivo más de 10 años no aguanta la cosa, pongamos siendo generoso, 15 años. Supongo que la pegatina sería cambiada en numerosas ocasiones aunque los guías alemanes lo vendan como la original tras la guerra.

¡Estupenda entrada!

Saludos desde el sur.

coto maro dijo...

Hola Luis.

Llego a vuestro blog, como en otras ocasiones, procedente del blog de Jesús Hernandez.
Curiosamente, hace muy poco he estado en Munich.
Comentarte que en el ayuntamiento viejo, es desde donde Hitler y su jefe de propaganda dirigieron la noche de los cristales rotos.
Ordenaron a la Policía y bomberos que no actuaran esa noche y animaron a la gente a unirse al estallido de violencia.
Hoy día, creo que es el museo del juguete, no sabía lo de las dependencias policiales.
Adjuntas en tu blog unas fotos del restaurante Hofbrauhaus, en la primera planta sobre la cervecería.
Nosotros cenamos allí una noche, y al salir junto a las escaleras vimos una máquina de tabaco con una foto en la que se puede distinguir el rostro de Hitler, se la he enviado a Jesús.

Saludos

Historias Lado B dijo...

Interesante blog. No lo conocía y lo sigo. Te invito a ver mi blog: historiasladob.blogspot.com

PATXI GUERRIKABEITIA dijo...

Buenas noches. Magnificas fotografías. No se puede decir sí el cartel es un reclamo para turistas o no. Una pregunta: ¿Sabemos si utilizó la vulcanización para el material que tapa el nombre antiguo? Ahí puede estar la clave. La vulcanización puede ser eterna.
Un cordial saludo
P/S: Tengo una fotografía de una loa a Mussolini escrita con pintura. Esta, está en la pared de una casa de Cagliari. Si echamos cuentas tiene más de 60 años. Así que…

Anónimo dijo...

Hola
Suelo pasar a menudo por este fantastico blog. Y ahora, además, estoy preparando un viaje a Munich para esta semana santa y me ha venido genial la información, gracias.
Con respecto a la foto del poste, me llama la atención, que la pegatina que parece superpuesta es precisamente la que aparece con una medio H. Si os fijais bien en la esquina inferior izquierda creo que se ve claramente que esta por encima de la tuerca. Sin ánimo de nada, se considera el hecho una mera anecdota.

De nuevo gracias por compartir tu viaje, y gracias por el blog.

Un saludo

Jesús Hernández dijo...

Sí, Luis, cuando soy escéptico no suelo equivocarme...

En esta web
http://en.wikipedia.org/wiki/Streets_named_after_Adolf_Hitler

aparecen las Adolf Hitler strasse que había en Múnich, se ve que había una en cada barrio o distrito, un total de siete; pues bien, ninguna se llamaría después de la guerra Residenztrasse.

Todo apunta que es un fake ;)

Ludovica dijo...

Luis, está claro que tu mujer es una santa, pero terminará gustándole el tema. Las fotos me parecen muy interesantes, y creo que no me equivoco si a más de uno le ha dado cochina envidia tu viaje, incluyéndome a mí.

Por otra parte, creo que lo del cartel es uno de tantos montajes para atraer el turismo, pero no deja de ser interesante.

Humberto dijo...

Lo que sí es cierto es que probablemente el alemán corriente no le da importancia a la placa pero un coleccionista sí, y mucho.

Y no es el valor monetario de ella, que lo es y muy alto sino la auténtica dificultad de encontrar una placa original.

Creo que si fuera original, la hubieran robado seguro.

Un saludo a todos.

Jesús Hernández dijo...

Además, no me consta que hubieran "Hitlerstrasse"... sería "Adolf Hitler Strasse", así que se vería una "A".. no sé, todas las pruebas apuntan a un fake.

Luis Guerra dijo...

Jesús, ¿hasta que no acabes con la ilusión de los que queremos creer no vas a parar?

Y no se te ocurra decir nada sobre los Reyes Magos ni en el Ratoncito Perez

Ludovica dijo...

Luis, yo estuve en la casa del Ratoncito Pérez.

Luis Guerra dijo...

Ludovica, eso merece una explicación

Mario Tenorio dijo...

Que nadie ose nombrar a mi paisano en vano, jeje

http://es.wikipedia.org/wiki/Luis_Coloma

Saludos desde el sur.

Ludovica dijo...

Pues Luis, que me gusta mucho callejear por el Madrid de los Austrias y un día ví en la fachada de un edificio de la calle del Arenal una placa que indicaba "la casa" del ratoncito. Fue muy divertido: hicieron un cuentacuentos en la estancia donde había una caja de galletas gigante, que tenía organizadas las habitaciones de la familia de ratones como si fuera una casa de muñecas. Para más información:

http://www.casamuseoratonperez.es/index1.html

Francisco dijo...

En primer lugar, enhorabuena por haber disfrutado de un recorrido tan interesante. En segundo, quisiera tomarme la licencia de hacer una pequeña rectificación, con el permiso del autor del blog. Respecto a la fotografía en que se muestra (según dice su pie) el edificio donde estaba el antiguo hotel Furstenfelder, sitio donde se fundó DAP -el partido nacionalsocialista en sus orígenes-, hay que decir que ese hotel no estaba sito allí y que lo que realmente aparece en la imagen es otro lugar histórico diferente: el edificio de la calle Tal en cuyos bajos estaba localizada la cervecería Sterneckerbräu, lugar donde el DAP hacía sus primeras reuniones (no acudían más de 30 personas) y donde Hitler conoció al partido al ser enviado como observador del ejército. El hotel donde se fundó el partido, el Furstenfelder Hof, estaba situado en el número 12 de la calle Furstenfelder. Ese edificio ya no existe (la calle fue bombardeada severamente durante la guerra) y la numeración de los inmuebles actuales no corresponde con la antigua, por lo que es difícil situar el punto donde se encontraba.
Un saludo.

Alberto Lopez dijo...

Estoy viviendo en Munich desde hace 1 mes y medio para estudiar alemán. No sé si es q no han arreglado el cartel de la calle o ha vuelto a suceder pero se ve la H antes de la R. Es posible que sea habitual que algún "nostálgico" intente arrancar la pegatina? O es que lo dejan así a propósito como recordatorio de la barbarie? Porque no creo que los siempre eficientes alemanes no lo hayan reparado en casi un año.

Anónimo dijo...

Hindemburg strasse

Anónimo dijo...

HINDENBURGSTRAßE

Que bonito es viajar dijo...

Me ayudé de este blog para preparar mi itinerario por los sitios de Múnich que vieron el auge del nazismo, por si os interesa dejo el artículo que he hecho, Muchas gracias. http://www.quebonitoesviajar.com/2015/05/visita-munich-nazi.html

Carlos V. dijo...

Por favor, qué otros sitios referidos al nazismo has visitado en Munich? Me interesa porque el próximo año pienso visitar Munich.
Te agradecería la información!

Unknown dijo...

Primero, felicitaciones, simplemente genial el blog.
Lo segundo, nunca he podido esa obsesión de parte del pueblo alemán por negar o tratar de olvidar forzosamente su pasado.
Hitler y el nacionalsocialismo fueron una realidad y buena o mala, es su historia.
Europa, grandes defensores de las libertades personales, castigan y persiguen a todo aquel que pretenda simpatizar con el nazismo o quien trate de investigar a fondo el holocausto judío.
Inconsecuencia absoluta.