jueves, 8 de marzo de 2012

Tras la Segunda Guerra Mundial viene la tercera.

Hoy he preferido que las imágenes y algunos datos sobre el conflicto nos ilustren sobre más hechos de nuestro escenario bélico preferido. Las fotos no siempre se corresponden con el pie de foto pero me han parecido interesantes publicarlas en la entrada de hoy.

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que sigue dando que hablar y sobre todo que escribir. Hoy en día, hay hechos y cifras que se comparan con los ofrecidos por los historiadores y economistas. Últimamente se asemejan la economía de guerra con los índices actuales, aunque no creo que se pudieran comparar con los niveles de desempleo e índices industriales que hoy mismo existen en nuestra economía.

Ayer salían a la luz las magníficas cifras de beneficios de Mercadona y su presidente aprovechaba para sentenciar sobre la economía española. Hay que decir que este empresario ha tenido razón en todos sus vaticinios de los últimos años. Pues dijo el hombre que estábamos viviendo la Tercera Guerra Mundial pero sin tiros. Eso me hace pensar que a base de muertos y más muertos hemos aprendido algo. Las tertulias con la familia y amigos siempre he defendido que vivimos una situación comparable con la de una guerra, extremo que no siempre he conseguido que fuese comprendido ya que una guerra conlleva otros muchos factores que, afortunadamente hoy no lastramos y dificulta la labor de equiparar el hoy con el ayer.

En fín, que a pesar de la que está cayendo parece ser que hemos mejorado, al menos en Europa y de momento.

Os dejo con la fotitos y los pie de fotos que, aunque no descubren nada para los avezados lectores de este blog, siempre nos gusta ver y leer.




Los rusos entrenaban perros cargados con explosivos para meterse debajo de los tanques y hacerlos explotar.



Los soviéticos fusilaban a los niños en Stalingrado por llevarles agua a los alemanes a cambio de pan.



Dresden fue una de las ciudades más bombardeadas de la Segunda Guerra Mundial: pero ahí no habían industrias bélicas ni fuerzas militares, sino civiles, heridos, enfermos y refugiados.



El acorazado Bismarck, el más poderoso de Alemania, fue construido en 5 años, pero sólo duró 9 días en el mar antes de ser hundido por la flota británica.



Los últimos soldados que lucharon por la defensa de Berlín no eran alemanes.



El desarrollo de la bomba atómica en Alemania fue desechada por Hitler por ser "Tecnología judía"



Las cifras de muertos según la Organización de las Naciones Unidas fue de 61.000.000, lo que no se había calculado fue el total de judíos muertos en el Holocausto, ni a los soldados latinoamericanos muertos en combate, así la cifra fue modificada años más tarde para confirmar que el total de bajas fue de 73.000.000 de muertos, 61.000.000 aliados y 12.000.000 del eje.



La cantidad total de civiles muertos en Estados Unidos fue de seis.



Durante la batalla de Midway, los cuatro portaaviones japoneses fueron derribados en un lapso de cinco minutos.



Más de la mitad de los aviadores norteamericanos que murieron fueron en accidentes.



El soldado alemán no tenía uniforme de invierno ni camuflaje para la nieve.



500000 rusos pelearon en Stalingrado al lado de los alemanes.



Stalin en ruso significa hombre de hierro



El primer disparo de la Segunda Guerra Mundial lo hizo el acorazado alemán Schleswig Holstein en la bahía de Danzig a las 04:43.



Charles De Gaulle, el personaje más importante de la resistencia francesa, no se enteró de la operación del desembarco aliado a Normandía sino hasta dos días antes de empezar ésta.

4 comentarios:

Humberto dijo...

Aunque no viene al hilo de la entrada, os quiero recomendar un libro que acabo de terminar. "Aquellos hombres grises" de Christopher Browning. Lo podéis encontrar en edición de bolsillo.

El libro es un estudio sobre el Batallón de Reserva Policial 101 alemán durante la Segunda Guerra Mundial y su implicación en la llamada "Solución Final".

Lo que más me ha llamado la atención y que se diferencia de lo que normalmente leemos es que no es sólo un estudio histórico del citado Batallón sino que va más allá y analiza el porqué de los actos de sus miembros.

Qué les impulsó a destruir vidas humanas o el porqué de sus acciones son preguntas que el autor intenta responder. Muchas veces sin éxito pero que hace recapacitar.

Un verdadero estudio psicológico.

Creo que a nuestros anfitriones, Mario y Luis, les va a encantar y si no lo han leído y se deciden a hacerlo, seguro que mercerá una entrada.

Un saludo a todos.

Luis Guerra dijo...

Estuve a punto de comprarlo, pero hay tantos libros y tan poco dinero. Ahora cuando lo vea lo compraré.

Gracias, Humberto

coto maro dijo...

Acabo de leer esta entrada y la de Dachau.
A destiempo y fuera de plazo.

Enhorabuena y gracias

Demon Prince dijo...

"El desarrollo de la bomba atómica en Alemania fue desechada por Hitler por ser "Tecnología judía"

Me quedo sorprendido, fue Otto Hans el inventor de la bomba atómica, de donde deviene esa "tecnología judía"