domingo, 14 de noviembre de 2010

Orgullo patrio

Se cumplen 92 años del fin de la Gran Guerra, su final supuso la disolución de los grandes imperios transformándose en países con fronteras realizadas a escuadra y cartabón sin tener muchas veces en cuenta las sensibilidades nacionales. Otras de las cuestiones que se perdió fue el orgullo de los vencidos, sobretodo el alemán. Esta cuestión fue uno de los cimientos en los que se apoyó el partido Nacionalsocialista. La recuperación del orgullo patrio sirvió de excusa para atacar a todos aquellos que pensaban de manera distinta acusándolo de antipatriotas. El NSDAP urdió una de las consignas más arteras e inteligentes de la historia moderna que luego fue copiada por todos los dictadores del mundo: Aquel que estaba en contra del partido de Hitler automáticamente estaba en contra del país. Convirtió al partido Nazi en un símbolo indisoluble del estado.

Pero, ¿Qué entendemos por orgullo patrio?, ¿Qué significa sentirse orgulloso de ser Alemán, Inglés o Español? ¿Cómo se demuestra ese sentimiento?


Definición de Orgullo por la RAE
Orgullo.
(Del cat. orgull).
1. m. Arrogancia, vanidad, exceso de estimación propia, que a veces es disimulable por nacer de causas nobles y virtuosas.

¿Por qué sentirse una persona orgullosa por el mero hecho de nacer en un lugar determinado, por algo en lo que no has tenido nada que ver? Quizás el sentimiento de orgullo debería reservarse para aquello que viene de un esfuerzo personal, es decir, estar orgulloso de los logros personales, de los hijos, (eso sí que necesita un gran esfuerzo), de lo conseguido con trabajo.

El hecho de no llevar una camiseta de España por la calle ¿lo convierte a uno en menos patriota? El patriotismo es otra cosa. Se demuestra levantándose a las 7 de la mañana para hacer lo mejor que puedas tu trabajo, se hace pagando los impuestos, siendo respetuoso con las leyes y los demás, dando a los hijos la mejor educación posible para que el día de mañana ayuden al país a salir adelante. Eso es patriotismo, eso es querer a tu país. De nada sirve llevar una camiseta de la selección, o una gorra o poner la bandera en el balcón si luego no te comportas honestamente, si infringes las leyes, si no te comportas con el respeto debió a los demás. Hay una famosísima cita del presidente americano Kennedy que lo ilustra: no preguntes lo que tu país puede hacer por ti, pregunta qué puedes hacer por tu país.

Hay otra faceta del patriotismo digno de mención. Se ha instalado en nuestro país el chovinismo local. Todo lo que nos rodea es lo mejor, las anchoas del cantábrico las mejores del mundo, los pimientos de una determinada zona los mejores del mundo (cuando es un producto traído de las Américas), y qué decir del vino, queso, naranjas y un largo etcétera. Que suerte de aquellos que han probado todas las cosas del planeta y que pueden decir que lo mejor es lo suyo.

Pido disculpas a todos aquellos que nos visitan y no les interesa mis divagaciones y sobre todo a los visitantes no españoles que no entienden las tonterías de un país siempre en busca de las diferencias.

16 comentarios:

Mario Tenorio dijo...

Luis, no puedo estar más de acuerdo contigo. Es un razonamiento totalmente lógico y motivado por tu patriotismo y tu mente de ideas claras. Lo puedo decir porque te conozco, son muchísimas docenas de horas de conversaciones las que hemos acumulado durante este 2010 que se nos va.

La única cosa que puedo añadir, es la importancia de los símbolos de una nación. Cierto es que llevar la camiseta de la Selección Española de Fútbol no te hace más defensor de la política exterior, o del sistemas de pensiones, pongamos po ejemplo. Pero no desdeñemos la importancia de la bandera y el resto de símbolos como nexo entre los españoles, al margen de lo que dices.

Yo me emocionó con el himno, que reconozco no es ninguna maravilla musical (nos gusta Mozart, qué narices) pero produce en mi ser una identificación con todo lo que representa mi país. Es decir desde nuestra historia, a veces brillante, a veces triste y desesperanzadora. Pero es mi historia también y por eso no huyo de ella. El actual protagonismo nacionalista es una catetada de un orgullo del terruño local fomentado por españoles -aunque les duela y lo rechazen, que miren su dni- mezquinos e ignorantes. No me alargo más, te felicito por tu entrada.
Saludos desde el sur.

Luis Guerra dijo...

Gracias, Mario, por tus palabras.

La verdad es que vivimos en un país complejo, lleno de historia a la que damos la espalda, exceptuando a la que interesa a ciertos personajes cuyo único afán es el de usarla para su provecho.

En cuanto a los símbolos nacionales, es hora ya de dejarse de tonterías, o todos o ninguno, no se puede venerar una bandera de una comunidad autónoma determinada y menospreciar a la que nos engloba a todas. Y el himno… que le vamos a hacer no es bonito, pero es nuestro.

Saludos

Ludovica dijo...

Luis, has planteado un asunto muy difícil de contestar. Yo no creo que una persona sienta orgullo patrio por el hecho de haber nacido en un sitio, y mucho menos que esté obligado a ello, eso sería una estupidez, por decirlo finamente. En mi caso ese orgullo lo han formado la experiencia que me ha dado la vida: nací en Lima (mi padre trabajaba allí y su familia es de allí) donde estudié en un colegio francés por tradición familiar; por parte de mi madre tuve mucha familia francesa. Al mismo tiempo, ocurre que mi abuelo materno nació en Portugal y uno de mis tatarabuelos en Irlanda. Pero me trajeron a España a los ocho años y llevo aquí 36. No he vuelto a ninguna parte de Sudamérica. Mentiría si dijera que nunca he tenido problemas por mi origen pero es cuando te encuentras con idiotas que, haberlos haylos en todas partes. Soy la única de los hermanos que no tiene la doble nacionalidad. Ahora bien, me molesta encontrarme con un peruano o peruana que no respete mis sentimientos; no consigo hacerles entender que lo español no es ni mejor ni peor que lo peruano, simplemente es lo que quiero y lo que me hace feliz. La respuesta suele ser de lo más cerril, por resumir mucho, aquello me tiene que gustar “por cjns”. Por su puesto, si me quieres hacer daño puedes empezar diciendo una frase que empiece por “en tu país”. Soy española porque me da la gana, no porque haya nacido aquí. Bueno, no sigo porque luego me exalto y la lío.

Ludovica dijo...

Me olvidaba: a mí sí me gusta nuestro himno.

Mario Tenorio dijo...

Ludo, los de Madrid nacéis donde os da la gana. Dí que sí.¡Viva España! Me apetecía decirlo, si señor.

Saludos desde el sur.

Humberto dijo...

No puedo estar más de acuerdo con vosotros.

Solo añadir que el orgullo de pertenecer a un grupo social, en este caso tu patria, que viene por nacimiento, lo siento porque intento mirar hacia atrás e intento comprender de donde vengo y lo que veo, no solo me gusta, estoy orgulloso de todos aquellos que me precedieron y que me han dado lo que ahora soy y tengo.

Se trata de estar a la altura de ellos y de intentar seguir haciendo historia y que mis nietos se sientan orgullosos de mi. No que me oculten debajo de la alfombra como hacemos nosotros con nuestros antepasados y nuestra historia.

Y no hablo de mis nietos de sangre. Los de todos nosotros.

Estoy enfrascado en la serie "John Adams", la cual nos recomendó Mario. ¡Ya me gustaría a mi que nosotros tuvieramos solo la mitad de admiración y de respeto que tienen los estadounidenses con su pasado!

Luis, te felicito por tu entrada y Mario y Ludovica habeis estado atinados.

pedroboso dijo...

Luis, gran post, y como dice Ludovica difícil la respuesta.

Estoy de acuerdo con ella, en que uno es, de donde se siente, no de donde nace.

Yo nací en Madrid, pero desde los 2 años vivo en Tenerife, y si me preguntan de donde soy, pues canario, no me siento madrileño la verdad. Y español por supuesto.

Rudolf Hess nació en Alejandría, y no creo que sintiera muy egipcio; y sin ir mas lejos, nuestro actual Rey, como sabeis, nació en Roma, y tampoco creo que se sienta muy italiano.

Luis te felicito por el post, y decirte tb que nuestro himno tampoco me gusta, suena mejor el inglés, el alemán o el francés... pero me gusta ser español, claro que si!!

Saludos a todos.

Mario Tenorio dijo...

Pues vale, nuestro himno no el más bonito pero es el nuestro.

Esto es -perdonad la gracieta- como cuando los norteamericanos apoyaban en los años ochenta a Saddam Husein y decían de éste que era un hijo de p**a pero que, en todo caso, era SU hijo de p**a.

Aquí os dejo una web para oír himnos nacionales varios.

http://www.himnos.org/

Saludos desde el sur.

pedroboso dijo...

Hablando de patriotismo, acabo de ver en dvd la peli del Director polaco Andrzej Wajda, "Katyn" nominada a los Oscar 2008 como mejor película extranjera.

Me ha encantado y conmovido al mismo tiempo.

Mario/Luis, creo que la matanza de Katyn acaecida en 1940, y no reconocida por los rusos hasta 1990, bien merece vuestro análisis y un post.

Es una idea o consejo. Gracias a los dos.

Mario Tenorio dijo...

Pedroboso, claro que sí, los asesinatos de Katyn se merecen una entrada en HTR. Fueron unos hechos deleznables. Tengo alguna bibliografía que podría arrojar luz a la entrada.

Luis, me pido esta entrada que solicita Pedroboso. Será dentro de una semana porque la próxima entrada ya la tengo escrita. Gracias.

Gracias Pedroboso.

Saludos desde el sur.

Anónimo dijo...

Vamos, que si pones el discurso de Chaplin de El Gran Dictador te habría quedado bordado. ¿Qué tiene que ver una camiseta de España con el III Reich? ¿el patriotismo se hace pagando impuestos? ¿de verdad? Es una definición, cuanto menos, curiosa y nueva. Ignoraba que uno demuestra su patriotismo pagando impuestos.

No creo que ayude todo esto a explicar el nazismo. Todo lo contrario, lo distorsiona más.

Raúl

Luis Guerra dijo...

Hola, Raúl antes de nada darte la bienvenida al Blog.

Tienes razón, el Tercer Reich no tiene nada que ver con la camiseta de España, pero permíteme que de vez en cuando divague un poco.

En cuanto a lo de pagar impuestos, creo que lo que no es patriótico es ir haciendo muestras de querer al país y luego empadronarse en otro país para pagar menos impuestos.

Muy buena película la de El gran dictador.

Un saludo y gracias por participar.

Humberto dijo...

Considero que ser patriota conlleva de manera imprescindible cooperar con el mantenimiento económico del país y ser solidario (palabra muy de moda, con la que se nos llena la boca), con los gastos generales de esta gran casa.

Pagar los impuestos religiosamente es uno de los aspectos que definen a quien está comprometido.

Por supuesto que hacemos patria pagando nuestros impuestos. El no hacerlo llevando una camiseta de la Selección de fútbol es folclorismo.

Humberto dijo...

¡Ojo! y como bien dice Mario, las muestras externas también son importantes.

Pero considero que debe de haber una base estable debajo de ellas.

Anónimo dijo...

Il semble que vous soyez un expert dans ce domaine, vos remarques sont tres interessantes, merci.

- Daniel

Sebastian dijo...

Me agradaron tus divagaciones. Solo que te parecías a esos comerciales que te hacen servir al estado jojo. No te ofendas, soy muy mamón como decimos los mexicanos.