domingo, 21 de noviembre de 2010

Hans Litten y la humillación de Hitler

Hitler no consiguió engañar a todos los alemanes y muestra de ello es la historia de un valiente abogado llamado Hans Litten que siempre mantuvo que el movimiento hitleriano era una falacia para que Alemania sucumbiera bajo la bota nacionalsocialista.

Litten tuvo la sagacidad de poder interrogar al futuro dictador el 8 de mayo de 1931, durante un juicio que tuvo lugar y que puso contra las cuerdas al entonces aspirante al poder. No cayó en las trampas dialécticas, ni en los intentos de esconder los asesinatos que estaban ocurriendo entorno del Partido Nacionalsocialista. Consiguió que Hitler declara su fidelidad a la República de Weimar y que cayera en contradicciones. Con ello se ganó el odio eterno del padre del nazismo.

La misma noche del incendio del Reichstag, Hitler ordenó detener a Litten y lo encarceló por considerarlo enemigo del pueblo y pasó el resto de su vida en campos de concentración. Fue torturado y recibió humillaciones hasta que en 1938 se ahorcó en las letrinas de Dachau.

No fue fácil doblegar al abogado e incluso en su cautiverio siguió luchando contra sus carceleros motivando a los compañeros a resistir y a no caer en el desaliento.

El ejemplo de Hans Litten viene a demostrar lo contrario que se suele decir que todo el pueblo alemán siguió a Hitler como si un solo hombre se tratase. Cuando la sociedad alemana hacía oídos sordos a los que advertían de los intereses ocultos del partido nazi, algunos hombres alzaban su voz para luchar contra la fuerza que llevó a Alemania al desastre.



"No estamos solos en el mundo, y nuestras acciones o nuestra incapacidad para actuar están conectadas, mediante un millar de hebras que se proyectan hacia adelante y hacia atrás, con el organismo de la sociedad en que vivimos."

Hans Litten. 1925.

El hombre que humilló a Hitler es el protagonista del libro de Benjamin Carter Hett, (2008, Ediciones B).

8 comentarios:

Ludovica dijo...

Al contrario que otras historias sobre los opositores a Hitler, la de Hans Litten siempre consigue que me estremezca. Seguramente hubo muchos momentos en los que sintió miedo en su interior, pero se lo tragó y siguió adelante, hasta que le resultó más digno quitarse la vida antes de que lo hicieran sus perseguidores.

Mario Tenorio dijo...

Tuvo un coraje a prueba de bombas, no se le puede reprochar que se rindiera. Yo no se cuándo hubiese aguantado en su situación. Tremenda historia.

Saludos desde el sur.

Luis Conde dijo...

Imagino la desesperación de cualquiera que estuviera en esa situación. Lo que me cuesta imaginar, por supuesto porque no he estado nunca en esa situación, es como se llega al suicidio, imagino que hay hombres con un capacidad especial para soportar cualquier cosa sin venirse abajo y otros que tienen un límite. Más en una guerra de casi 6 años.
Esto me recuerda a la historia del hijo de Stalin que fue capturado el 16 de julio de 1941 cerca de Vitebsk y murió el 14 de abril de 1943 al intentar fugarse del campo de concentración de Sachenhausen ... creo recordar que leí en un libro de Jesús que esta fuga era en realidad un intento de suicidio debido a las condiciones que estaba sufriendo ya que su padre no hizo ningún movimiento de capitulación sobre su hijo

twitter.com/II_GM

BRESSEND dijo...

Tuvo coraje, tambien es verdad que entrevisto y tendio trampas a Hitler en 1931 cuando el dictador todavia no podia hacerle nada

Humberto dijo...

Interesante libro por lo que veo. Caerá.

isra dijo...

Vaya con Irán:

http://www.elmundo.es/elmundo/2010/11/23/internacional/1290503452.html?a=8012a9eb368225a8644a60325447f4d8&t=1290508294&numero=

Saludos

ROBERT D`LUCAS dijo...

UNA VES MAS SE PONE DE MANIFIESTO LA BARBARIE DE LOS NAZIS, HANS LITTEN ES UN MARTIR, ES UNA HISTORIA PARA RECORDAR.

Anónimo dijo...

Hans Litten era una activista marxista por lo que el juicio en que llamo a Hitler fue un acto de defensa hacia sus convicciones y su partido y no un canto a la ley y la democracia como pretende la propaganda oficial, otro retorcimietno mas de los marxistas para presentar a un partidario de las ideas totalitarias de Marx como un defensor de la libertad, pura deformacion historica, esto explica el porque no tuvo apoyo de sus colegas a pesar de que aún Hitler no estaba en el poder pues los alemanes anoticiados de la barbarie de LENIN STALIN Y COMPAÑIA NO QUERIAN A LOS MARXISTAS.Conclusión HITLER ERA UNA BESTIA PERO LITTEN Y SUS AMIGOS MARXISTAS NO ERAN UNOS SANTOS DEMOCRATICOS DE LA LIBERTAD SI EL JUCIO HUBIERA SIDO EN LA URSS LITTEN HUBIERA DEFENDIDO A STALIN DE SUS PROGROMS DE EXTERMINIO NO SE DEJEN ENGAÑAR.