sábado, 4 de agosto de 2012

Cliodinámica y la guerra en 2020 de Peter Turchin

Me levanto esta mañana y me pongo a leer la prensa por internet. Me encuentro con una noticia: GUERRA MUNDIAL EN EL AÑO 2020.

¡Hala!, otro iluminado pronosticando los peores presagios para España y el mundo que nos rodea. Como si no tuvieramos bastante con los elementos nuevos que hemos conocido recientemente, es decir, "bono a diez años", ese familiar común denominado "Prima de Riesgo" y que sube y baja alterando el ritmo de la bolsa, el corazón de los políticos y el bolsillo de los ciudadanos. Pues no. Ahora tenemos un nuevo término que llevarnos a la boca y a la sesera: CLIODINÁMICA. ¡Toma ya!

Podía ser una nueva oportunidad para el viejo modelo de coche de marca Renault. Pero no es así, es algo mucho peor, es la relación existente entre los hechos históricos y las matemáticas. Bueno, para ser más concreto entre los hechos y el caos matemático.

En mi juventud fui un gran lector de Isaac Asimov, así que después de leer, en la misma información, un párrafo del afamado escritor, (por cierto, recomiendo su biografía, Memorias, Ediciones B, 1994.) en el que en su libro La Fundación escribía:

"Los pronósticos adecuados a menudo son imposibles debido a fenómenos como el caos matemático, la libre voluntad o las profecías del auto-engaño. Pero deberíamos ser capaces de emplear las teorías de un modo quizás más útil: calcular las consecuencias de nuestras elecciones sociales para favorecer el desarrollo de sistemas sociales en las direcciones deseadas así como evitar las consecuencias imprevistas. (...) Debemos recopilar datos cuantitativos y probarlos todos empíricamente en los mismos datos, más que en instancias cuidadosamente seleccionadas para probar nuestras narrativas favoritas. Para aprender realmente de la historia, necesitamos transformarla en una ciencia."

La última frase fue la que más me inquietó. ¿Cómo se va a transformar la historia en una ciencia?. Pues según dicen algunos científicos, mediante la Cliodinámica. Esta nueva ciencia o seudociencia choca de frente con la visión que tienen los historiadores sobre la historia. Es decir, que los hechos ocurridos son consecuencias del comportamiento social y político de las personas, sumadas a otros factores como las debilidades humanas. No hay lugar para el cálculo matemático.

Pero imaginemos que la Cliodinámica fuese cierta y que tal como se pronostica en el año 2020 hubiera una gran guerra, ¿cómo sería?, ¿cómo podriamos evitarla? . Son preguntas que me temo la ciencia no puede responder de momento.

La noticia ha sido publicada en la revista Nature, en la que el biólogo, Peter Turchin de nacionalidad estadounidense y especializado en Población Biológica y Cliodinámica. Según él, la aparición de tres picos de inestabilidad política en cincuenta años no es una coincidencia ni fruto del azar como diría un historiador no partidiario de esta disciplina. Turchin lleva quince años trabajando con patrones de presa-depredador en entorno forestales, ha vinculado registros históricos a la actividad económica y relacionándolo con estallidos de violencia en EEUU. Según Turchin el pico extremo de violencia se produciría en el 2020. Os dejo un vídeo en el que, aunque en inglés, el biólogo expone su teoría.



Un sinfín de parámetros le da como resultado a Turchin que la guerra no es más evitable que una pandemia y que si con el tiempo, encontramos la vacuna adecuada, lograremos controlar la situación e incluso prevenirla. Supongo que a los fabricantes de armas no estarán muy de acuerdo con el biólogo.

Por otra parte, sería extraordinario el hecho de poder pronosticar la llegada de un Cuarto Reich y abortar sus intenciones. La impresión que tengo es que la ciencia quiere estar presente en todos los aspectos de la sociedad y la aplicación de las matemáticas a cosas tan volubles y de patrones tan imposibles como son las relaciones sociales y políticas es muy difícil de establecer. A ver si Peter Turchin va a ser con el Al Gore del apocalipsis bélico. No creo en la utilidad de esta seudociencia aunque quién sabe, yo he venido a este mundo a equivocarme.

2 comentarios:

J. H. dijo...

Me has marcado un gol, no conocía nada de esto.Congratulations!. Un post muy interesante.

Mario Tenorio dijo...

Gracias Jordi, ha sido sólo una curiosidad seudocientífica, no volverá a suceder, jajaja

Saludos desde el sur