sábado, 30 de octubre de 2010

Los defensores de Hitler


Escribir sobre Adolf Hitler conlleva dificultades en cuanto a ser justos con el comportamiento y la verdadera personalidad de este personaje histórico. Nos guste o no, Hitler es una figura que 65 años después de su suicidio tiene un interés como ninguna otra ha tenido hasta este momento. Aún hoy podemos descubrir opiniones encontradas sobre su papel en la historia del Tercer Reich.

¿Qué podemos decir sobre Hitler? ¿Qué podemos aportar a una imagen establecida por miles de libros escritos desde el bando ganador de la Segunda Guerra Mundial? Sin duda fue un bastión fundamental para Alemania durante los primeros años de la década de los treinta. Las penalidades y humillaciones que sufrieron el orgulloso pueblo alemán, fue un punto de génesis para el surgimiento de un líder como Hitler. Ciertamente no se puede cerrar el capítulo biográfico del personaje en cuestión. La densidad histórica de aquellos años, el sufrimiento que supuso el Tercer Reich para millones de personas, nos hace suponer que se seguirá hablando sobre él durante muchos años más.

Todavía existen defensores de Hitler. Yo distinguiría dos clases: el que gusta de una simbología nazi y siente admiración por unas palabras y unos hechos con los que está de acuerdo. Y el otro tipo sería, el estudioso de la figura de Hitler que ha encontrado sus propias discrepancias con textos publicados y que pone en cuarentena casi todo lo que lee sobre el Führer.

El primer tipo de admirador está claro que no tiene unos conocimientos profundos sobre el personaje y se deja llevar por lo que le digan y vaya en el sentido que pretende. El resto no le interesa. El caso del estudioso es más interesante porque se le presupone una capacidad intelectual mayor y aunque los textos le dirijan por un camino u otro, siempre tendrá que autovigilarse para preservar su cordura. Es decir, tener claro los hechos y responsabilidades directas que la historia ha dejando sobre los hombros de Hitler y verificar que éstos son ciertos.

No sólo nos podemos llevar por un tiempo lleno de grandeza e ideas de desarrollo social y económico sino que hay tener en cuenta todo lo que significó Hitler para Alemania. Es vergonzante y mezquino ignorar hechos como el Holocausto, incluido en la política racial nazi o la guerra .

Seguramente existan mentiras y manipulaciones sobre la verdadera personalidad del dictador pero no creo que sea de importancia si éste dijo tal o cual frase; los hechos fundamentales de aquella época están claros y el que no los quiera ver corre el serio peligro de radicalizarse y por tanto, de pasar de uno a otro tipo de defensor de Hitler.

Sin Hitler Alemania no hubiera conocido el nazismo, el NSDAP no hubiera tenido el crecimiento que tuvo, el interés por la expansión territorial no hubiera existido, los judíos no habrían tenido que emigrar o morir en campos de exterminio y el mundo no hubiera conocido la peor guerra hasta el día de hoy. Negar todo esto es inútil.

jueves, 28 de octubre de 2010

La noche de los cuchillos largos

A pesar de la imagen que se suele tener de un Adolf Hitler poderoso, controlando todo lo de su alrededor  y dueño de las voluntades de sus hombres de confianza, la realidad nos demuestra que el Führer, sobretodo al principio, tenia detractores y enemigos furibundos dentro de sus propias filas. El caso más sangrante era el de Ernest Röhm, el único que trataba de tú a Hitler, y que se convirtió en un escollo en el camino del Führer

Las SA pueden ser también un instrumento para controlar al propio Hitler” eran declaraciones de guerra contra el canciller. En el seno del partido otros aliados de Hitler empezaban a clamar contra Röhm. Goering enemigo personal desde que en 1931 se le ofreciera el mando de las SA a Röhm  influía cuanto podía en la decisión de eliminarlo.
El pacto contra Röhm se cerró en el acorazado Deutschland el 11 de abril de 1934 cuando Hitler fue propuesto como sucesor del presidente y a Himmler  se le ofreció el mando de la Gestapo Cuando el día 29 Von Blomberg proclamó la lealtad del Ejército a Hitler se desencadenó la matanza.
Joseph Goebbels informó al Führer que Ernst, jefe de las SA en Berlín, estaba preparando el Golpe de Estado (cuando en realidad se encontraba de viaje de boda), Hitler y su séquito se trasladaron de Berlín a Munich

El 30 de junio de 1934  los principales jefes de las SA fueron atados y hechos prisioneros. Otros fueron asesinados en sus mismas habitaciones mientras dormían y algunos hasta fueron arrestados por la calle. Röhm fue detenido y enviado a la prisión muniquesa de Stadelheim donde fue asesinado.

Las ejecuciones se extendieron por toda Alemania. Goebbels dio la contraseña a Goering en Berlín: “colibrí” y la purga también se llevó a cabo en la capital alemana.
Pocos días después, tal y como se había pactado  Himmler  consiguió independizar a sus SS mientras Hitler llegaba a Führer y canciller de Alemania tras la muerte de Hindenburg.

El plan había surtido efecto a la perfección y al fin Adolf Hitler había conseguido el poder absoluto en Alemania.

Se puede observar que Hitler tuvo que tomar las riendas de la situación y ordenar el aniquilamiento de los altos mandos de las SA. Según algunos historiadores, todo lo que rodea a Hitler tiene más de una versión, fue una decisión difícil, ya que estimaba a Röhm, y otros estudios declaran que fue realizada sin ningún tipo de remordimientos ni dudas. Sea como fuese la noche de los cuchillos largos acabo con el último gran obstáculo en el camino de Hitler.

Fuente: sobrehistoria

martes, 26 de octubre de 2010

Espías alemanes en España


En España, antes de los años de la Segunda Guerra Mundial, se había establecido una comunidad alemana de unos treinta mil ciudadanos. Sin embargo, el porcentaje de afiliados al NSDAP era muy pequeño. Después del comienzo del conflicto europeo, promovido por Hitler, el numero de afiliados se disparó y la cantidad de alemanes residentes en nuestro país se multiplicó. Se abrieron sedes del partido en casi todas las provincias y los colegios alemanes eran presididos con una foto de Hitler saludando a la romana.

Cientos de miles de personas se encargaron de dar respaldo a los espías alemanes e incluso, el no actuar según las órdenes de Berlín era una provocación para buscarse un problema, tal como la llamada a filas. Algunos de los agentes reclutados habían sido miembros de la Legión Cóndor.

La historia cuenta que Hitler manejaba un entramado empresarial en España con la colaboración imprescindible de Johannes Bernhardt. Este empresario de figura vulgar, fue un pilar fundamental para el Bando Nacional ya que mediante su intermediación desde el, entonces, protectorado de Tetuán, acordó con Hitler su apoyo a Franco.

Terminada la Guerra Civil, Bernhardt, dirigió un conglomerado empresarial denominado Sofindus.

Abarcaba empresas como Deutsche Bank, la aseguradora Plus Ultra, empresas mineras y navieras. Se dedicó a comerciar con Alemania mediante la venta de minerales tan importantes como el wolframio, utilizado para la construcción de carros de combate. Se realizaron compras millonarias a los campesinos españoles que tenían terrenos con ese mineral en sus entrañas. La gente de Galicia se iban a los montes a extraer con picos y palas el wolframio y por el que conseguían pingües beneficios. Pronto esa actividad tuvo que pasar a la clandestinidad debidoa que Franco concedió a la familia gallega Fierro, la explotación de las minas.

Algunos testigos de la época cuentan que los funcionarios alemanes al ser muy bien pagados, llenaban las tiendas de lujo de Madrid y que exigían arrogantemente en los hoteles, los mejores manjares en plena hambruna española. Mientras que las cartillas racionamiento eran utilizadas por la mayoría de la población -100 gramos de carne por persona y semana-, los funcionarios alemanes estaban bien alimentados y eran clientes del Ritz o el Palace. Asístian a cacerías con aristócratas y tomaban el aperitivo en Chicote, además de bailar en Pasapoga durante las noches madrileñas.

Podemos ver que la actividad de espías en España fue intensa y duradera. Las dudas pueden llegar si pensamos que era Franco el que las permitía. Bueno si así fuese, quizá lo considerara un pago a cuenta de dictador a dictador por los servicios prestados por Alemania durante la Guerra Civil Española.

domingo, 24 de octubre de 2010

LIBROS

 En una entrada anterior hablamos de las películas bélicas que nos marcaron, aquellas que nos acercaron el universo de la Segunda Guerra Mundial.
En esta ocasión me gustaría hablar de otra de mis pasiones que estoy seguro que compartiré con los visitantes del Blog: Los libros.
La lectura siempre ha sido ese compañero que nunca te abandona, que está ahí cuando lo necesitas, que hace que la pesadez del día a día se diluya entre sus páginas. Los primeros viajes, las primeras aventuras las vivimos en nuestro cuarto devorando las vicisitudes de nuestros personajes favoritos, desentrañamos  los casos de los más afamados detectives y sufrimos las desventuras de los héroes que al fin terminan triunfando. Luego según fuimos creciendo nuestras preferencias fueron cambiando, fuimos aprendiendo de los clásicos y de las nuevas generaciones de escritores. No seriamos los mismos sin nuestros libros, ellos moldearon parte de nuestra vida y por eso les estaremos eternamente agradecidos.

Como este es un Blog centrado en la Alemania Nazi y la Segunda Guerra Mundial me ceñiré
 a los libros que más he disfrutado de esa época. Un día leí que si una persona se leyese  a razón de tres libros por semana  todos los libros de la Segunda Guerra Mundial tardaría más de 200 años en terminarlos. Por eso esta lista es incompleta e inexacta, en ella no haré distingos entre libros de ficción e históricos.
                                  
1.Odessa(Frederick Forsyth)
El libro que más veces me he leído. Regularmente cae en mis manos
2.El Reich de los Mil Años (Jesús Hernández)
No es una concesión por ser el autor amigo. Nos muestra el día a día de la población bajo el yugo Nazi.
3.Führer(Allan Prior)
La historia novelada de Adolf Hitler, una estupenda recreación centrada en los primeros años de Hitler y su estancia en Viena
4.Memorias(Albert Speer)
Las memorias de una de las personas más cercanas de Hitler.
5.Historia de un alemán(Sebastian Haffner)
La vida cotidiana en la época que desembocó en el Nazismo.
6.La clave está en Rebecca(Ken Follet)
La primera novela ambientada en la Segunda Guerra Mundial que leí. Entretenida.
7.Conversaciones con un verdugo(Kazimier Moczarski)
La verdadera historia de un torturado por la Gestapo, el propio autor, encerrado en la misma celda que un teniente general de las SS 
8.El soldado olvidado (Guy Sajer)
La historia de un soldado destinado al frente ruso contada por el propio soldado.
9.Escapar de Sobibor(Richard Rashke)
El espeluznante relato de la vida en un campo de concentración y de la mayor evasión de un campo de exterminio.
10. La división Azul, sangre española en Rusia(Xavier Moreno Juliá)
Este libro lo he puesto en la lista por motivos sentimentales, ya que mi abuelo fue uno de los que derramó sangre en Rusia

Faltan muchos libros que me han gustado, así que os animo a que escribáis los vuestros.

viernes, 22 de octubre de 2010

Cuando todo terminó



El 7 de mayo de 1945 todo terminó; se ponía fin a un régimen de terror y miseria al que muchos millones de personas se habían visto abocadas por los delirios del Tercer Reich y sus secuaces.

Pero todo no había finalizado. Las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial duraría decenas de años, ya sea por medio de la pobreza de una dura posguerra o por el transcurrir de regímenes totalitarios que sometieron a media Europa bajo la hoz y el martillo comunista.

En el caso de la nación alemana, destrozada por los bombardeos y la pérdida de vidas, se vio agraviada por la muerte de más de tres millones de personas a partir del final de la guerra. Las atroces violaciones por parte de los rusos y demás Aliados que no dudaron en castigar al pueblo, haciéndoles responsables de los actos cometidos por los nazis y aplicando los mismos castigos que utilizó el Tercer Reich. Reutilizando los campos de exterminio judíos ahora para alojar alemanes.

Dieciséis millones de personas fueron desalojadas de sus casas y alrededor de doscientos mil niños nacieron en 1946 como consecuencia de violaciones.

Los transportes ferroviarios volvieron a ser utilizado para llevar a alemanes hacia los campos de Auschwitz, Sachsenhausen, Buchenwald, Dachau o Bergen-Belsen.

El camino para un enfrentamiento entre los rusos y los países occidentales estaba servido. Los soviéticos habían fracasado ni había podido echar a los Aliados de Berlín ni habían ganado la guerra solos. La U.R.S.S se situó como un gigante que pretendía ganar espacio entre sus antiguos socios en tiempos de conflicto bélico.

Por otro lado, Alemania quería olvidar a la “otra Alemania”, ellos eran “otros alemanes”, el Tercer Reich tenía que ser olvidado y enterrado. La historia les daba una nueva oportunidad al tener sus ciudades escombradas. El tener que construir sus edificios se veía como un regalo para los “nuevos alemanes”. Una forma de olvidar y redimir sus culpas mediante el trabajo.


Décadas más tarde, el milagro económico alemán producía un crecimiento de la renta per capita sin precedentes en toda Europa. La inmigración desde países vecinos era el reconocimiento de que Alemania había ganado, no la guerra pero si el respeto de la nueva generación de europeos que encontraban trabajo en un país que se levantaba desde sus rodillas para ponerse de pie ante una Europa maravillada por su logros socioeconómicos.

martes, 19 de octubre de 2010

EL CINE

Uno de los primeros recuerdos de mi infancia es en una sala de cine viendo la Guerra de la Galaxias. Creo que el cine marcó mi infancia y eso me ha convertido en un cinéfilo, entendiendo como cinéfilo a un aficionado al cine. Desde siempre he devorado películas, en el cine, en casa (con ese video Beta que se veía mejor que el VHS) y en la televisión, cuando solo había una tele y sí echaban buenas películas. Como supondréis las películas bélicas eran uno de mis géneros favoritos. Y de eso va hoy la entrada, de esas películas de Nazis que nos gustaron, que nos introdujeron en un tema que terminó por apasionarnos. Hay muchísimos films con los Nazis de fondo o protagonistas. A continuación una pequeña lista de esas películas que quedaron en la retina y que son de mis favoritas. No están todas y seguro que a vosotros fueron otras las que os gustaron, así que os animo a dejar vuestra propia lista.

1. Casablanca
Qué decir de esta película, una de las mejores de la historia del cine, con un Bogart en estado de gracia y una bellisima Ingrid Bergman.
2. El Gran dictador.
Increíble sátira de Chaplin de un mundo en guerra, el humor hecho perfección.
3 La lista de Schindler
Donde nos descubrieron el verdadero horror de los campos de concentración.

4. En Busca del arca perdida y 5 Indiana Jones y la última cruzada.
Aventura en estado puro

6. La gran evasión
Un clásico.
7. La Batalla de las Ardenas.
Una gran pelicula del último contraataque aleman.

8. El triunfo de la voluntad
La escenificación de un pueblo rendido ante un hombre.
9. Vencedores o vencidos
Los juicios de Nuremberg a escena.
10. Salvar al soldado Ryan
La guerra presentada sin romanticismo, tal y como es , cruel y sanguinaria.

Sé que faltan muchas, La decisión de Sophie, doce del patíbulo, El ocaso de los dioses, la vida es bella y un largo etcétera. Por eso os animamos a que nos digáis las vuestras
video

lunes, 18 de octubre de 2010

¡A la venta el nuevo libro de Jesús Hernández!


Como adelantábamos en un comentario de la anterior entrada, el libro de Jesús Hernández ya se puede encontrar en el Fnac, aunque la fecha oficial es hoy día 18 de octubre. Todos los visitantes del blog de Jesús, ¡Es la guerra!, esperábamos con ansia este momento para podernos dirigirnos en romería hacia las librerías de nuestras localidades.

A partir de mañana este nuevo texto nos sumergirá en los entresijos del Hindenburg y sobrevolaremos el Tercer Reich.

Aquí, en HTR,  no podíamos faltar a la cita ni dejar de celebrar con esta entrada esta novedad editorial. Ya el autor tuvo a bien concedernos una entrevista hace algunas semanas.

Otra muesca más en la pluma de nuestro amigo Jesús y ya no sabemos cuantas van; lo que estamos seguros es que nos deparan muchas obras más que el autor tendrá esbozadas en su mente.

Como sabéis, nos gustan los videos en las entradas, así que os dejamos uno de una visita del autor al Museo  Zeppelin, en Friedrichshafen (Alemania), donde se puede ver y visitar una reproducción de la zona de pasajeros del afamado Hindenburg.


video
                                      

Felicitamos a Jesús por su nueva obra y nosotros en HTR ya tenemos reservados los billetes para darnos una vuelta en la fabulosa aeronave, a través de las páginas de EL DESASTRE DEL HINDENBURG. Podéis leer AQUÍ un extracto del libro.

sábado, 16 de octubre de 2010

El hombre que salvó al mundo



Desde luego, es una vergüenza que en España no se le preste más atención a la figura de un héroe como fue Juan Pujol. Estoy seguro que casi todos los aficionados al estudio del Tercer Reich lo conocen.

Fue hijo de un empresario catalán que cuando comenzó la Guerra Civil Española permaneció escondido, pero que fue descubierto y detenido por los republicanos. Mas tarde logró escapar atravesando las líneas y alistándose en el ejercito del general Franco.

Según dicen, no estaba muy conforme con los movimientos que hizo Franco con regímenes dictatoriales y decidió tomar cartas en el asunto. Para ello contó con la ayuda de su mujer Araceli González Carballo. Se presentó en la embajada británica y solicitó ser admitido como informante, es decir, espía. Los ingleses no se lo tomaron muy seriamente y viéndose rechazado se dedicó a trabajar por su cuenta haciendo otra visita esta vez a la embajada de Alemania. Los alemanes le admitieron por tratarse de un excombatiente del bando franquista.

Cuando logró granjearse la confianza alemana, volvió a hablar con los ingleses y les propuso trabajar como un falso doble agente. Así logró sus nombres en clave. Para los ingleses era conocido como Brovil, pero le cambiaron la clave por Garbo al comprobar sus aptitudes de interpretación. Los nazis le conocieron bajo los sobrenombres de Rufus o Arabel.

Comenzó a organizar una falsa red de espionaje compuesta por personas que supuestamente le informaban. Garbo elaboraba convincentes informes acordes con lo que los alemanes querían oír y éstos le creían a pies juntillas después de comprobar los datos que les eran proporcionados.

Pero todo no fue tan sencillo, la historia nos relata el ingenio que Garbo tuvo para lograr la confianza británica. En la base aliada de la isla de Malta estaban eufóricos por los éxitos logrados frente a la flota del Eje. Nuestro espía favorito informó a los alemanes que un gran convoy se dirigía hacia dicha isla para socorrerla. Los nazis le creyeron y aunque no lograron interceptar el fantasmal convoy, si que supieron valorar la importancia de la información. Todo ello llamó la atención de los ingleses que le admitieron como falso doble agente.

La red de supuestos agentes se vio incrementada con nuevos miembros imaginarios en Londres, que proporcionaban nuevos datos a los alemanes mediante sus elaborados y verosímiles informes, y que eran respondidos por los nazis con interrogantes que, a la vez, provocaban otras remesas de convincentes respuestas con distintos remitentes y caligrafías. Toda una ingeniería epistolar digna de un magnífico escritor de novelas de acción. Unas cuatrocientas cartas y dos mil mensajes de radio que realmente no proporcionaba nada más que confusión a los alemanes y curiosamente admiración hacia Garbo. De hecho, fue condecorado con la Orden del Imperio Británico y la Cruz de Hierro alemana.

Garbo informó engañosamente sobre el lugar del desembarco aliado en las costas francesas y los alemanes le creyeron nuevamente. Les dijo que el desembarco tendría lugar en el estrecho de Calais, negando la posibilidad de que fuese en Normandía. Fue el momento álgido en la carrera del espía Juan Pu-jol.

Después de la guerra, fingió su muerte y emigró a Venezuela ocultando a su familia y amigos su pasado hasta que contó sus aventuras en el libro de Nigel West durante los ochenta.

Decidme, si no merece este hombre homenajes día sí y al otro también. Yo, por más que leo sobre Juan Pujol, no deja de asombrarme la magnífica proeza de este español. Se que me dejo muchos detalles de este trozo de la historia, ya volveremos en otro momento a escribir sobre él.


jueves, 14 de octubre de 2010

Una historia de fútbol

El 9 de agosto de 1942, se celebró un encuentro entre el Flakelf de la Luftwaffe y el FC Start, un equipo ucraniano armado sobre la base del Dinamo. La fundación del FC Start se remonta a comienzos del verano de 1942, en la Ucrania ocupada . El Start surgió de las ganas de jugar al fútbol de dos empleados de una panadería. Se convocaron a antiguos jugadores del Dinamo y del Lokomotiv a jugar un partido y olvidarse del horror de la ocupación.

El equipo ya había superado con facilidad a los combinados de las guarniciones húngara y rumana cuando el equipo de la fuerza aérea alemana, el Flakelf, que había sido derrotado 5-1 , pidió una revancha. Los días anteriores al encuentro, los futbolistas del Start fueron advertidos de que los alemanes verían con malos ojos una nueva derrota.
Fuente: quintadimensión

Asistieron al encuentro miles de soldados alemanes. Antes del comienzo del mismo, el Start ya había desairado a sus rivales al negarse a hacer el saludo nazi. Los alemanes se dedicaron a aprovechar la complicidad del árbitro para intimidar a los ucranianos. Pese a todo, el primer tiempo terminó 2- 1 a favor de Start.
En el descanso se les volvió a advertir de que se esperaba debían perder. El segundo tiempo fue muy disputado, los alemanes llegaron a empatar el partido 3-3, pero el Start se impuso 5-3.
Una semana después, varios de los jugadores fueron arrestados por la Gestapo, bajo la acusación de ser espías soviéticos. Uno de los jugadores murió en una sesión de tortura, tres jugadores fueron enviados a un campo de concentración.

Los problemas de los supervivientes no terminaron con el fin del conflicto bélico. Para el régimen soviético, los jugadores eran culpables de traición por haber colaborado con los Nazis. Sólo se les perdonó la vida si juraban guardar silencio, ya que la prensa rusa había publicado que los jugadores de Start habían sido fusilados por los alemanes una vez finalizado el encuentro.

Fuente: quintadimensión
Autor 3ª ilustración:  Diego Villa.

martes, 12 de octubre de 2010

1923, Alemania en crisis.



El sueldo diario de un trabajador del puerto de Hamburgo, en octubre de 1923, era de diecisiete mil millones de marcos.

Esta entrada no pretende ser un estudio económico de aquellos años, sólo voy a exponer unos cuantos argumentos y circunstancias de aquella terrible crisis.

La inflación alemana de 1914-1923 tuvo un comienzo discreto, una tasa progresiva de uno a dos por ciento. En el primer día de la Gran Guerra, el Reichsbank alemán, al igual que los demás bancos centrales de las potencias beligerantes, suspendió el pago de su deuda a su a fin de evitar una ruina de sus reservas de oro.

Dado que los impuestos son siempre impopulares, el gobierno alemán prefirió pedir prestada la cantidad necesaria de dinero en lugar de aumentar sustancialmente sus impuestos. Para ello, contó con la ayuda facilitada por el Reichsbank.

Un porcentaje creciente de la deuda pública encontró su camino en las bóvedas del banco central y una cantidad equivalente en las posesiones de efectivo de los alemanes. En resumen, el banco central fue la “monetizador” de la deuda pública creciente.

Al final de la guerra, la cantidad de dinero en circulación había aumentado cuatro veces y los precios de algunos productos alcanzado el 140 por ciento. Sin embargo, el marco no había sufrido más que la libra esterlina, fue algo más débil que el dólar estadounidense, pero más fuerte que el franco francés. Cinco años más tarde, en diciembre de 1923, el Reichsbank había emitido 496,5 trillones de marcos, cada uno de los cuales se había reducido a una billonésima parte su valor en oro de 1914. Un dólar equivalía a 42.000 millones de marcos.

¿Cómo puede una nación europea que se enorgullecía de sus altos niveles de la educación y el conocimiento académico sufrir una destrucción total de su dinero?, ¿fueron a los vencedores de la Primera Guerra Mundial que, en venganza diabólica, devastaron el país vencido a través de la manipulación financiera ruinosa y el saqueo? Cada marco fue impreso por los alemanes y los emitidos por un banco central que se rige por éstos y bajo un gobierno que era puramente alemán. Era alemanes los partidos políticos, como el Partido Socialista, el Partido Católico del Centro y los demócratas, formando diversos gobiernos de coalición que eran los únicos responsables de las políticas que llevaron a cabo. Por supuesto, la admisión de responsabilidad por cualquier calamidad no se puede esperar de ningún partido político.

El razonamiento que llevó a estos partidos a inflar la moneda nacional a precios tan astronómicos no sólo es interesante sino que también es muy revelador de la lógica de la destrucción monetaria. Las doctrinas y las teorías que llevaron a la destrucción financiera alemana tiene desde entonces responsabilidad en la destrucción causada en muchos otros países.

El sofisma económico más impresionante fue adelantado por eminentes financieros, políticos y economistas tratando de demostrar que no era ni la inflación monetaria ni el crédito en Alemania el causante del mal. Estos expertos admitieron que la cantidad nominal de dinero de papel emitido era realmente enorme. Pero que el valor real de todas las monedas en circulación, es decir, el valor del oro o de mercancías, argumentaban, que era mucho más bajo que antes de la guerra o que el de otros países industrializados.


Alemania por lo tanto creó un panorama desolador con la pérdida de la Gran Guerra y el descrédito internacional hizo que su economía exterior fuera rechazada por el resto de Europa. La destrucción de infraestructuras y de los recursos industriales provocó el paro y la miseria que dio paso a una continuación de la economía de guerra.

Seguro que en otra entrada podremos avanzar en nuevas argumentaciones y puntos de vistas. Nos quedamos con un breve video del congresista norteamericano Ron Paul sobre las consecuencias que puede acarrear un descontrol desmedido de la inflación.


video

viernes, 8 de octubre de 2010

Wagner Vs Mendelssohn

En una entrada anterior tratábamos la relación de Hitler con la música clásica, y como no podía ser de otra forma se nombró a Richard Wagner.
Ahora me gustaría hablar de Wagner, que aunque no tuvo relación directa con el Tercer Reich si influyó, parece ser que de forma decisiva, en Adolf Hitler. Más concretamente me interesa la relación entre Richard Wagner y uno de los personajes más interesantes y geniales del siglo XIX: Félix Mendelssohn.
Wagner, incompresiblemente, tuvo un gran éxito en vida, a pesar de sus plúmbeas operas, en especial su famoso “ciclo del anillo”, cuatro operas a las que dedicó 25 años. Debió pensar que si a él le costaba tanto componer, el espectador debía también sufrir la tortura durante larguísimas horas. El autor en ocasiones gustaba de poner escenas inmensas llenas de personajes sobreactuados con poco lucimiento vocal.

Pero lo que hace irritante al personaje no es su música, sobre gustos no hay nada escrito, sino su mezquino comportamiento con Mendelssohn.
En un ruín, despreciable e infame panfleto, El judaísmo en la música, disfrazado de ensayo, Wagner puso toda su inquina en Mendelssohn, a pesar de que la familia del genial compositor se convirtió al protestantismo. Quizás movido por la certeza de su inferioridad musical y cultural uso su posición con la intención de perjudicar a Mendelssohn.

Mendelssohn era un auténtico hombre del Renacimiento, no solo era un genio en la composición, además cultivaba la literatura, trabó amistad con Goethe y fue el que redescubrió a Juan Sebastian Bach. Gracias a su empeño se rescató y ahora podemos disfrutar del genio del Barroco.
Debido a su conservador estilo musical y sobretodo a el antisemitismo le costó abrirse camino, pero su talento fue capaz de mostrarse y fue muy popular, tanto que cuando cayo enfermo un gentío se agolpó en la puerta para conocer la evolución.

En definitiva, Wagner fue un antisemita irredento, y no es una fama inmerecida al ser el compositor favorito de Hitler, se lo ganó a apulso con su detestable comportamiento.





jueves, 7 de octubre de 2010

La vida de David Story


Me he encontrado con una historia sorprendente, una historia como las miles que rodearon la vida de la gente que vivió durante la ocupación moral y física que representó el Tercer Reich para millones de personas.

Cuando leemos sobre aquellos años, nos dejamos llevar por hechos históricos, datos impresionantes y muchos otros factores que tienen que ver con la Segunda Guerra Mundial y su horror. Pero pienso que la verdadera historia del Tercer Reich también se encuentra en las vidas de seres anónimos que murieron o que tal vez tuvieron la suerte de sobrevivir a Hitler.

Una de esas vidas perteneció a David Story, un judío holandés que fue compañero de clase de Ana Frank y que escribió un libro titulado “Yo burlé al Tercer Reich”. En este libro David nos relata su vida cuando tenía doce años y vivía en su Amsterdam natal invadida por los nazis.

En esa época, David se dedicaba a conseguir alimento para otros judíos escondidos, y para ello hacia lo que tuviera que hacer como matar gatos, ratas y otros animales que sólo las guerras hacen apetecibles.

En una de esas andanzas fue capturado. Afortunadamente logró escaparse justo cuando lo trasladaban a un campo de concentración. La guerra representó para él la perdida de toda su familia, unos setenta miembros, exceptuando a una prima que sobrevivió pero que enloqueció cuando fue liberada.

Después de la guerra se fue a Estados Unidos, dónde consiguió la nacionalidad. Estudíó ingeniería y estuvo a punto de ser enviado como soldado a la Guerra de Corea. Más tarde, en 1960, fue contratado en la Base Militar de Aitana, en Alicante, povincia en dónde se quedó a vivir. Se casó con una española y fue, precisamente, su mujer la que animó a David, en los años ochenta, a escribir sus memorias. Un libro que ha tenido serias dificultades para ser publicado por el rechazo de las editoriales. Finalmente fue publicado por la empresa que regenta el centro de cuidados para enfermos de Alzheimer en dónde vivió sus últimos años; una enfermedad que lo dejó sin sus recuerdos y que le venció en un campo de batalla muy distinto en el que se enfrentó hace muchas décadas al Tercer Reich.

sábado, 2 de octubre de 2010

Volver a empezar.



¿Se podría repetir un Tercer Reich en nuestros días?
Es decir, algo parecido a un sistema con un líder, unas ideas racistas, una política interna de exclusión y una externa de expansión y agresión. Todo esto aderezado con palabras grandilocuentes y una simbología al uso.
Es un tema que se ha tratado en innumerables ocasiones pero no por ello ha dejado de ser apasionante. En                                                                                                                                                                 viene dado por la comodidad de los individuos en una sociedad actual en la que el aborregamiento está en el menú de plato único.
Las necesidades de la Alemania de los años veinte y treinta del pasado siglo, mantuvo abonado un caldo de cultivo para el surgimiento de una ideología como la promovida por el nacionalsocialismo. El paro, el hambre en las familias, la desesperanza y la humillación de la unidad nacional, hacen que el NSDAP tome un poder en las capas sociales más bajas desconocido para aquella época.

No se como nuestros amigos del blog verán todo este asunto pero a veces por el conocimiento que voy adquiriendo de esos difíciles años en Alemania, se logra una perspectiva que me da vértigo y temo que el crecimiento del nacionalsolialismo en nuestro país no sea simplemente una anécdota sin importancia.
Y hablando de anécdotas, el siguente video es de una memez supina pero todavía no se cómo tomármelo a ciencia cierta, juzgad vosotros.



Partido Nacional Socialista Obrero Español from Vega Angkor on Vimeo.