viernes, 20 de julio de 2012

Los pantalones de Hitler.


No hace falta, pero lo haré para los despitados, recordar hoy la efemérides del atentado a Hitler en su cuartel en La Guarida del Lobo - por cierto bonito nombre, le da un toque de gradiosidad y terror de película- y el final de lo que no fue, dejó una secuelas en forma de muerte a los conspiradores del hecho.

No pretendo hacer un relato de los hechos ya que supongo que todos conocéis lo acontecido en aquella jornada y las siguientes. Además existe bibliografía al respecto y me permito recomendar el libro de Jesús Hernández, Operación Valkiria (Nowtilus 2008), que tengo que decir que es uno de mis dos o tres libros favoritos...bueno seré sincero, es el libro que más me ha gustado de los escritos por Jesús. Hace un relato extraordinario del atentado, con sus preparativos, sucesos y consecuencias. Para mi este libro tiene un aliciente añadido en la forma, que le hace parecer una novela sin serlo y desde entonces sus lectores le solicitan el paso a dicho género. Pero nada, el hombre se resiste -quién sabe si tiene alguna en un cajón- a publicar su estreno a lo Pasternak, Canetti o Frazier.

Volvamos al asunto: Imaginaos si el dictador hubiese muerto en aquel atentando, supongo que la guerra hubiera tomado un atajo al final y nos hubieramos ahorrado muchos muertos. Pero no, sobrevivió y se vió reforzado en su imagen de elegido por la Providencia para conducir al pueblo alemán a la victoria.

De todas formas la guerra estaba perdida y ya eran varios mandos relevantes del régimen los que estaban buscando una salida satisfactoria al conflicto al margen de la megalomanía hitleriana.

La imagen que encabeza esta entrada, famosa como muchas otras, nos muestra el estado en que quedaron los pantalones del dictador tras la explosión de la bomba colocada por Stauffenberg, aunque a mi me parecen demasiado grandes para pertenecer al Führer. Pero ha sido junto, con otas imagenes del suceso, el reflejo de lo que pudo ser y no fue. Es como cuando el balón roza el larguero y se desvía y por tanto sin marcar en la portería. Si el autor del atentado hubiera logrado matar a Hitler, el mundo hubiera cantado el gol, ¡mala suerte!

Seguramente el próximo año, recordaremos la misma efemérides, pero quién se puede resistir a ello.

6 comentarios:

Overlord dijo...

Respecto a este tema recomiendo el visionado de los juicios del atentado del 20 de julio. Uno se queda helado oyendo al "juez" Friesler.
Hay a la venta un DVD con las imágenes del juicio, pero también se puede conseguir por internet sin mucha dificultad. Saludos.

Mario Tenorio dijo...

Gracias Overlord, lo buscaré.

Saludos desde el Sur.

Overlord dijo...

Este es el DVD que se puso a la venta:

http://cine.fnac.es/a322000/Caso-Valkiria-El-juicio-mas-secreto-del-III-Reich-sin-especificar

...y aquí unos minutos del juicio:

http://www.youtube.com/watch?v=qtKuoha9po8

Saludos.

Ludovica dijo...

El pantalón de la foto más parece de Göring que de Hitler...

Fernando dijo...

Sr. Tenorio una entrada excelente, como nos tiene acostumbrados, gracias.
Un saludo a todos.

Fernando dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.