jueves, 20 de octubre de 2011

La fuga de Island Farm.

En marzo del 1945, alrededor de setenta presos alemanes de alto rango en su mayoría, se escaparon de Island Farm, en Gales del Sur. Hicieron un túnel de unos 22 metros de longitud y lograrón situar el agujero de salida más allá del perimetro del recinto. Ha sido considerado el mayor intento de fuga de prisioneros alemanes en Gran Bretaña durante la Segunda Guerra Mundial.

El túnel no fue sencillo de hacer, ya que el tipo de terreno arcilloso dificultaba la excavación. Se utilizó latas de carne, cuchillos y sencillas herramientas para excavar. La arcilla era transportada en bolsas o en los bolsillos de los propios prisioneros. El apuntalamiento del túnel se logró mediante el robo de sólidos bancos de madera de roble y patas de camas de los barracones. La ventilación era facilitada por una tubería fabricada por latas de leche condensada y un ventilador. Mediante luz electrica se logró que los excavadores pudieran trabajar por turnos durante las 24 horas. Para ocultar el sonido del trabajo se cantaban canciones alemanas a todas horas del día.

Un grave problema fue la eliminación de la arena arcillosa. Se compactaron en bolas que se hacían pasar por el agujero de una falsa pared, apilándose en la angosta habitación oculta. Los guardias no sospecharon que tras esa pared se ocultaba cientos de kilos de arcilla proveniente del subsuelo del campo.

Como dije, entre el conjunto de prisioneros alemanes existían numerosos oficiales de alto rango, almirantes, generales y mariscales de campo incluidos. El más conocido era el Mariscal de Campo Gerd von Rundstendt, comandante en jefe de los ejércitos alemanes en la campaña contra Francia en 1940. Por su rango, el mariscal contaba con privilegios tales como tener una vivienda privada con sala de estar y un dormitorio.

Mientras que se terminaba el túnel, los reclusos realizaban diversos trabajos y entretenimientos: jardinería, pintura y deportes eran los más comunes.

Para realizar la fuga se organizaron grupos que irían saliendo por órden. Cada uno de ellos iba provisto de mapa, brújula, comida y documentos falsos. Estas identidades falsas fueron realizadas en el propio campo por falsificadores expertos. Los grupos eran independientes y no se conocían entre sí, es decir, nadie sabía si su vecino de litera iba fugarse o no. Esto impedía la traición y el desconocimiento de la cantidad de personas que estaban llamadas a la fuga.

Los fugitivos estudiaron las zonas adyacentes al campo y por las que tendrían que desplazarse. Conocían por los mapas y explicaciones las líneas ferroviarias y las carreteras principales.

Pero a pesar del cuidado puesto en la organización, todos los fugados fueron atrapados según las fuentes oficiales británicas. Muchos fueron detenidos cerca del campo y otros lograron llegar mucho más lejos, como Birmingham o Southampton. Uno de los grupos robó un coche y llegó a hacer 120 millas.

En 2003, con la ayuda de un radar, se consiguió localizar el túnel y se volvió a excavar. El estado de conservación era muy bueno y las vigas de sustentación estaban aún en su sitio.

Como muchos de vosotros sabréis, esta historia se contó en una película llamada La Gran Evasión (1962), del director John Sturges, pero con los fugitivos en el bando aliado.

Y como me gusta insertar vídeos, os dejo con mi escena favorita: la huida del personaje, interpretado por el fallecido Steve Mcqueen, dando saltos con la moto BMW R71 robada a los malos para la ocasión.


6 comentarios:

Conde de Salisbury dijo...

Estimado Mario, hay algunas cosas que corregir en la redacción porque me parece que quedan confusas. El mariscal von Rundstedt no se convirtió en inquilino del campo hasta bastante tiempo después de la fuga, pues no fue capturado por los yanquis hasta primeros de mayo de 1945. Por otra parte la película "La gran evasión" narra la fuga de pilotos aliados del campo Stalag Luft III, ubicado en territorio actualmente polaco, a fines de marzo de 1944.

Humberto dijo...

Interesante post, Mario. Desconocía esta historia.

Todavía, después de todo lo leído, sigo descubriendo algo nuevo y apasionante de este conflicto.

Un saludo a todos.

Ludovica dijo...

Island Farm, Stalag Luft... Da lo mismo: la misma historia en diferentes sitios con personas que quieren recuperar su libertad. Sí, ya sé que no es lo mismo, pero esto demuestra que, en el fondo, en ambos bandos se sentía lo mismo: miedo, cansancio, ganas de volver a casa

Ludovica dijo...

A propósito de la escena, estoy segura que si el motorista hubiera conseguido saltar la alambrada, le hubieran pegado un tiro desde el lado alemán.

Mario Tenorio dijo...

Bueno, la verdad es que sí, parece que incluyo a Rundstedt en el plan de fuga pero no fue mi intención darlo a entender.

Sobre el qué historia cuenta la peli, existe ingredientes de ambas fugas y aunque la del campo de Stalag Luft III sea la premiada con el honor de la realización del film, hay muchos detalles que son extraidos del intento de fuga de Island Farm. Cuestión de pareceres. Aunque no niego lo que dices, lógicamente Conde.

Ludovica, el final me encanta y creo que es el más acertado.

Fernando Pio dijo...

Esta pelicula
http://www.culturalianet.com/art/ver.php?art=6857

Se inspira parcialmente en estos hechos