domingo, 22 de agosto de 2010

Monstruos de la democracia



¿Cómo algo así podría suceder de nuevo? Esa es siempre la primera pregunta que viene a la mente al recordar que Hitler consiguió el poder en Alemania hace casi ocho décadas. Con el mundo enfrentado a grandes tensiones y la inestabilidad, la cuestión parece más evidente que nunca.

Hitler llegó al poder en una democracia con una constitución muy liberal, y en parte mediante el uso de las libertades democráticas para socavar y destruir la democracia misma. Que la democracia, establecida en 1919, era un producto de la derrota en la guerra mundial y la revolución y nunca fue aceptada por la mayoría de las élites alemanas, en particular los militares, los grandes terratenientes y grandes de la industria.

Preocupado por irreconciliables divisiones políticas, sociales y culturales desde el principio, la nueva democracia sobrevivió a las graves amenazas a su existencia en los años de la posguerra y encontró una apariencia de estabilidad desde 1924 hasta 1928, sólo para ser sumergidos por el colapso de la economía después de la crisis económica de 1929.

El aumento espectacular del apoyo popular a los nazis, refleja la ira, la frustración y el resentimiento - pero también la esperanza – que Hitler aprovechó para embaucar a millones de alemanes. La democracia les había fallado. Su país estaba dividido, empobrecido y humillado. Se necesitaban unos chivos expiatorios.

Era más fácil dirigir el odio en contra de los judios y que éstos representaran la amenaza externa contra Alemania que sólo culpar al capitalismo internacional y al bolchevismo. Internamente los judíos fueron asociados con la izquierda política - socialistas y comunistas - que fueron elegidos por Hitler como culpables de las penurias de Alemania.

Hitler logró una tercera parte del electorado alemán, la única esperanza para poner al país nuevamente de pie, restaurando el orgullo y logro de la salvación nacional. En 1930 era prácticamente imposible de gobernar sin el apoyo de Alemania nazi. Pero mientras réditos electorales nazis podría bloquear la democracia, éstos eran insuficientes para llevar a Hitler al poder.

A partir de 1930, por lo tanto, el estado alemán estaba cerrado con llave y en punto muerto. Las formas democráticas se mantuvieron. Pero la propia democracia estaba prácticamente muerta, o al menos moribunda. Las élites antidemocráticas trataron de negociar soluciones, pero no a costa de la intransigencia de Hitler. En última instancia, porque no se pudo encontrar ninguna solución autoritaria. Así que, el presidente Paul von Hindenburg nombró a Hitler Canciller, el 30 de enero de 1933. Lo que siguió condujo a un desastre para Alemania, para Europa y para el mundo.

Ninguno de estos ejemplos, sin embargo, plantea un paralelo cercano a lo que ocurrió en Alemania en 1933. los movimientos neo-fascistas en Europa, sin duda puede aterrorizar a las minorías. Y han tenido éxito en remover tanto resentimiento contra los inmigrantes que los principales partidos políticos han tenido en cuenta el oleaje que provocan.

Sin embargo, a falta de algunas eventualidades imprevisibles como una gran guerra o, tal vez, un auténtico colapso económico proveniente de la actual crisis financiera, los movimientos neo-fascistas se mantendrá al margen de la política. Y ninguno de estos partidos, por el poco atractivo de sus políticas internas, se puede concebir hoy en día la preparación para una guerra de conquista con el objetivo último de un mundo dominado por ellos.

Lo que ocurrió en Alemania en 1933, y sus secuelas, seguirá siendo un episodio terrible de la historia. Lo que sucedió a continuación, nos recuerda que la democracia manipulada por dictadores encubiertos siempre será una opción a favor de una población desgarrada por la guerra que se enfrente a enormes privaciones y al resentimiento de la humillación nacional a través de intromisión extranjera. También nos recuerda - cuando éste es un recordatorio necesario - de la necesidad de cooperación internacional para frenar posibles "perros rabiosos" en la política mundial antes de que sean suficientemente peligrosos como para matar.

3 comentarios:

Ludovica dijo...

El problema de Chávez es que cada vez resulta más burdo al manipular y cada vez le creerá menos gente

Mario Tenorio dijo...

Ludovica, eso sería lo lógico, pero ya se sabe que con los dictadores siempre hay un grupo que le sigue y para muestra sólo hay que ver a los chavistas como llenan los estadio cada vez que da uno de sus discursos amenazadores.

Saludos desde el sur

Demon Prince dijo...

Otro monstruo de la democracia fue Winston Churchil, mató de hambre a los Bnegalies, destruyo el imperio Británico, y bombardeo a Dresde..