jueves, 10 de mayo de 2012

Europa, ayer y hoy.


La economía en España y sus estrechas relaciones con Europa tras su integración en la U.E. ha supuesto que lo que se diga en cualquier rincón del territorio europeo repercuta en el otro extremo del mapa. Estamos en crisis, ya se que no acabo de inventar la polvora pero es que creo que están ocurriendo algunas cosas y alcanzando cifras que tienen que ver con el régimen desaparecido de la Alemania hitleriana. Esta crisis tal como la que tuvo lugar en los años treinta en Europa, vino desde los Estados Unidos. La cifra de parados por ejemplo, camino de los seis millones de parados, es una cantidad récord para nuestro país, también lo fue entonces para el país germano. La desesperanza ciudadana, otro factor que aletarga la salida de la trágica situación. Alemania estaba sumida en una auténtica miseria donde la inflación se disparaba hasta el sin sentido.

Hoy la inflación todavía no es un problema que nos traiga de cabeza. La deflación de la moneda no es posible al ser de cambio fijo pero si que se puede producir abismos entre los niveles de vida. Póngamos por ejemplo el habido entre Grecia y Alemania.

La llegada de un Hitler a la escena política hoy es impensable, no existen cuentas pendientes con el pasado como las hubo entre Alemania y la Primera Guerra Mundial por lo que a mí personalmente me tranquiliza. Europa ha vivido los últimos años mirando hacia Estados Unidos, esperando que desde allí, desde donde llegaron las subprimes, se levanten vientos de fortuna y bienestar. Pero no, ya no se puede esperar que sea la potencia americana la que nos saque del pozo, sino que es la vetusta Europa la que tiene que hacer lo que sea necesario para seguir adelante, para asegurar su futuro si quiere que la unión económica existente se consolide y no sea recordada como un intento fallido. El no existir una unión política real es un incoveniente a la hora consensuar estrategias.

Hitler quiso anexionar nuevos territorios y lo hizo al rápido imperio creando una ristra de paises que se suponía iba a ser una riqueza en cuanto a recursos humanos y energéticos para hacer la Gran Alemania. El esfuerzo de estar el poderio nazi extendido a lo largo del mundo hizo que la robusta Alemania desarrollada en el amanecer nazi, tuvieran que distribuir sus fuerzas, siendo al final vencida en los distintos territorios por la precariedad alcanzada.

En la actual Europa la unión de paises que sin estar preparados económicamente fueron admitidos en la U.E. ha representado un lastre inmenso. Cuando la RDA volvió a unirse a la RFA supuso una carga que el estado ha ido asimilando pero entonces se vió como un mal necesario. Hoy todavía existen algunas diferencias de tipo social entre las dos Alemania, pero con los años solo podrán ser encontradas en los libros de historia.

La crisis actual nos ha enseñado que el que mucho abarca poco aprieta y que aunque bien es sabido que es positivo pretender seguir creciendo, si éste es demasiado rápido se traduce en una falsa visión de la economía bien entendida. La situación actual requiere una política que se aleje del keysianismo para no sobrecargar las cuentas públicas y que mantenga el nivel de libertad individual lo más alto posible para permitir la iniciativa privada. La facilidad para crear empresas y con los medios previstos por la ley para la protección del dinero público en manos de posibles corruptos es sólo una de las claves para salir del pozo. La crisis financiera también se puede regir por lo anteriormente expuesto. Al final, todo se resume en unas pocas palabras: Necesitamos buena voluntad y honradez desde todos los ámbitos de nuestra sociedad.

En la Alemania de los treinta del siglo pasado, Hitler embaucó a su pueblo con palabras, con malas artes practicadas en la política nacional y con un país que desesperado, fueron factores suficientes para dejar entrar al lobo en el gallinero, esperemos que no vuelva a ocurrir nunca más, aunque no descarto a un lobo con distinta piel.

3 comentarios:

Fernando dijo...

Muy interesante Mario.

Si teneís oportunidad hay un libro muy interesante de un autor alemán
su nombre es Götz Aly, el libro se llama La utopía nazi.
A mí al principio se me hizo muy espeso pero mereció la pena.

Un saludo a todos.

Mario Tenorio dijo...

Gracias Fernando, le echaré un vistazo.

Saludos desde el sur.

Demon Prince dijo...

Europa debería volver a la "vieja escuela", pues créanme, realmente funciona, pues la solución a los problemas de Europa no está en gastar menos, sino en producir más.(Y este es un dicho hitleriano)