domingo, 12 de diciembre de 2010

La mujer del Tercer Reich

El 3 de abril de 1923, el periódico del Partido Social Demócrata (PSD) Münchner Post escribía acerca de las "mujeres locas por Hitler" y caracterizaba con sarcasmo a las numerosas protectoras y admiradoras que escuchaban sus discursos arrobadas, empeñaban sus joyas y le hacían préstamos. Por ese y similares artículos, Hitler hizo destruir el 8 de noviembre de 1923 las salas de redacción del periódico.

Las mujeres fueron fieles auxiliares de Hitler desde el principio. Le despejaron el camino, establecieron contactos y le financiaron.

Hitler supo utilizar las simpatías de sus adeptos femeninos. Mientras la base del partido eliminaba a sus adversarios utilizando un terror brutal, en los salones cultos --dominados por las mujeres-- el Führer derrochaba encanto austriaco, repartía besos en la mano y abría para el NSDAP un estrato nuevo y financieramente poderoso. La fascinación de Hitler hacía olvidar el programa del partido, único en lo que a desprecio de las mujeres se refería.

Las mujeres eran bienvenidas como afiliados normales, pero "el hombre es el único que puede ser juez, soldado y guía del Estado", anunciaba Rosenberg. La elevación de Alemania estaba considerada un acontecimiento masculino. Hitler lo decía: "Una mujer que se mete en política me parece un espanto."

El Estado nazi jamás desarrolló una ideología respecto a la mujer. La "imagen de la mujer alemana" surgió casi por generación espontánea en el campo de sus objetivos políticos: aumentar la población con vistas a la guerra y la colonización del Este.

Durante el Tercer Reich las "damas" eran un adorno bienvenido en las recepciones de la Cancillería y en el séquito de Hitler. Para todo lo demás, se hablaba de la "mujer en casa y junto a la rueca". De hecho, nadie respondía menos al ideal femenino nacionalsocialista que las mujeres, compañeras y amigas de los dirigentes nazis.

El matrimonio no era algo exigible por consideraciones morales, sino porque los nacionalsocialistas lo valoraban como "institución reproductora" ideal. "Tenemos 2 millones más de mujeres que de hombres. El objetivo será que una muchacha se case, pero antes de agostarse como doncella vieja, es mejor que tenga un hijo."

La fanática Gerda Bormann escribió: "Sería bueno que al final de la guerra se aprobara una ley que permitiera a los hombres sanos y válidos el derecho a tener 2 mujeres. Habrá tan pocos hombres valiosos que sobrevivan a esta azarosa lucha, tantas mujeres valiosas condenadas a no tener hijos..."

Martin Bormann, que con el consentimiento de su mujer tenía, junto a su amante principal Manja Behrens, 2 más, no podía sino asentir con alegría: "Absolutamente, dada la inminente lucha que decidirá el destino nacional."

Las medidas nacional-biológicas tomadas en consideración en torno a 1943 parecen salidas de una película de terror: todas las mujeres menores de 35 años serían obligadas a tener 4 hijos con hombres de pura raza alemana. En cuanto una familia hubiese alcanzado esa cifra, los maridos quedarían disponibles para la campaña.

El resultado de la Segunda Guerra Mundial impidió el programa de reproducción nazi, junto con los previstos "matrimonios de emergencia nacional" y la eliminación del matrimonio monógamo mediante la implantación y equiparación legal de las segundas esposas.

CARIN GOERING.

DIOSA NORDICA Y FIGURA DE CULTO

El 20 de junio de 1934 tuvo lugar el solemne traslado del cadáver de Carin Goering, fallecida en 1931, de Suecia a Alemania. Fue un espectáculo único, del que se encargó el ministro de Propaganda, Joseph Goebbels, a iniciativa del viudo de la fallecida, el presidente del Gobierno del Estado Federado de Prusia, Hermann Goering.

El entierro de la amada esposa se realizó en la cripta cavada expresamente para ella en la residencia de verano de Goering, Carinhall. El traslado del cuerpo, que reposaba en un ataúd de plomo, recordó las ceremonias usuales a la hora de enterrar a un faraón.

Hermann Goering y su primera mujer Carin, de soltera Freiin Fock, divorciada Von Kantzov, pasaban por ser la clásica pareja de enamorados de la era nazi. El romance de la diosa nórdica con el as de la aviación germana de la primera fase del NSDAP, se elevó a la categoría de epopeya dramática de 2 amantes que sirvieron como pioneros al joven partido. El calvario de la pareja incluía heridas, fuga y exilio, y terminaba con la temprana muerte de Carin en 1931.

Todo empezó en Suecia. A finales de febrero de 1920, el sueco Eric von Rosen regresó a Estocolmo de su expedición al Gran Chaco. Para su disgusto, allí tuvo que detenerse a causa de las extremas condiciones climatológicas. Irritado por el contratiempo, el conde se dirigió a una compañía aérea privada para fletar un aerotaxi. Tres pilotos rechazaron volar en esas condiciones atmosféricas. Pero un alemán dijo que sí, confiado en su gran capacidad.

Ese hombre, Hermann Goering, había conseguido la más importante condecoración al valor, la medalla Pour le Mérite, y había mandado la legendaria escuadrilla de caza del barón Von Richthofen. Terminada la guerra, el Tratado de Versalles exigía a Alemania la disolución de su fuerza aérea. Por eso Goering se fue a Escandinavia, donde lo contrataron como piloto jefe. Conducía el aerotaxi con el que el 20 de febrero de 1920 debía llevar al conde Von Rosen a su castillo. Fue una aventura mortalmente peligrosa.

Cuando llegaron al castillo, Mary von Rosen, la esposa del viajero, y su hija de igual nombre, acudieron a saludar al conde y dieron la bienvenida a Goering. Mientras estaban sentados charlando ante la chimenea, una joven apareció. Era alta y rubia. Goering se sintió --según su testimonio-- "herido por el rayo" de sus ojos azules.

Al día siguiente, Carin le enseñó el castillo y la "capilla de Edelweiss". Luego Goering se despidió, pero acordó una cita con Carin, porque esa mujer, casada y madre de un hijo de 8 años, correspondía plenamente a sus sentimientos. Carin von Kantzov estaba más que dispuesta al ardiente romance que pronto habría de desarrollarse.

En el verano de 1920, la pasión se había inflamado de tal modo que Carin, sin preocuparse de su esposo, su hijo o su familia, viajó a Munich con su amante para ser presentada a la madre de Hermann. La pareja viajó por el sur de Alemania. A su regreso a Estocolmo, Goering insistió en que ella debía divorciarse. El 13 de diciembre de 1922 Carin quedó legalmente separada de su marido.

En 1921 Goering había empezado a estudiar historia y economía, pensando vagamente en hacer carrera política. Sin embargo, su destino quedó sellado al año siguiente. Goering conoció a Hitler, y supo entusiasmarle con eslógans acerca de la salvación de la patria del vergonzoso Tratado de Versalles y la lucha contra el comunismo y los judíos. A Hitler le resultaba oportuno, por prestigio, reclutar para el NSDAP a alguien condecorado con la orden Pour le Mérite, y le encargó la organización de una tropa de choque que llamaron Sección de Asalto (SA). Así empezó el apasionado compromiso de Carin y Hermann Goering con el NSDAP, que no terminaría hasta su muerte.

Los esponsales de Carin y Hermann se celebraron el 25 de enero de 1923 en Estocolmo. Poco después, los Goering adquirieron un pequeño chalet en un barrio residencial muniqués. Se eligió una zona verde con toda intención, ya que el estado de salud de Carin no permitía estancias prolongadas en una ciudad. Angina pectoral acompañada de insuficiencia respiratoria, que llegaba hasta el desvanecimiento, asma, reumatismo grave, una enfermedad intestinal latente y anemia eran sólo algunas de las dolencias de una mujer que entonces tenía 35 años.

fuente: highbeam

22 comentarios:

pedroboso dijo...

Luis, muy interesante la historia de Göring con Carin. No la sabía con tanto detalle. Te felicito. Tras el fallecimiento de Carin, años más tarde, Göring contraería nuevamente matrimonio con otra mujer, la actriz de teatro Emmy Sonemann, que al igual que su predecesora, tb era divorciada y tenía un hijo. He leido sus memorias y son bastante interesantes. Merecen un post.

Y como la entrada va de mujeres, tenemos que nombrar a Franklin Delano Roosevelt:

Presidente electo de EEUU desde 1932 hasta su fallecimiento en 1945, es de sobra conocida su afición al alcohol, su racismo (no quiso recibir en audiencia al magnífico atleta de color Jesse Owens tras sus éxitos en las Olimpiadas de Berlín de 1936) y sobretodo, su afición desmedida por las mujeres. Tuvo numerosas amantes, con pleno conocimiento y resignación de su esposa Eleanor, madre de sus 5 hijos; siendo sus romances más sonados los que mantuvo con sus secretarias Lucy Pebensi y posteriormente con Missy Lehand. La propia madre del Presidente, tuvo que mediar a favor de su hijo, con su avergonzada nuera, para que aceptara su situación, no provocase ningún escándalo de cara a la opinión pública y aceptara un "matrimonio de pantomima". Eleanor, mujer dulce y debil carácter, fuertemente presionada, acabó aceptando tristemente su destino.

Desde luego el comportamiento de Roosevelt con las mujeres no me parece precisamente el más apropiado, y más siendo Presidente de un país... deja en nada (o casi), el presunto romance de John Kennedy con Marilyn Monroe o más recientemente el de Bill Clinton con Monica Lewinsky, no os parece? Je,je..

Saludos a todos!

Mario Tenorio dijo...

Bueno pedroboso, precisamente no fue un "romance" lo que tuvo Clinton con la Lewinsky. Más bien fue un anuncio de lavandería.

Me alegro leerte por aquí.

Saludos desde el sur.

Ludovica dijo...

No tenía ni idea que Roosevelt fuera racista, por algo era Delano (chiste).

Por otra parte, creo que no me hubiera gustado vivir en la Alemania nazi. Qué papel nos tocaba a las mujeres ¡y que todavía hubieran chifladas que lo apoyaran! Ir a la iglesia o aprender a cocinar se puede, pero ¿qué planes había para una mujer estéril?

BRESSEND dijo...

Muchos detalles de Carin te felicito :)

PD: Hansi no es el III Reich, es de los años 70 de la editorial Spire Christian cómics, aunque si hay comics como Tintin que no me sorprenderia que los leyesen ^^

Humberto dijo...

En aquellos años el racismo como nosotros lo entendemos era usual y era norma social. Lo "antinatural", siguiendo el pensamiento de la época, hubiera sido lo contrario.

¿O acaso pensais que un tipo con la mentalidad de hoy en día hubiera sido Presidente en Estados Unidos en los 40?

Lo que creo que no debemos tampoco es mezclar.

Y me explico. La Historia juzga a los grandes hombres por sus hechos. Su vida privada no ensombrece para nada su figura.

¿Acaso juzgamos a Mozart, Einstein o Ramón y Cajal por su vida privada? o ¿por sus obras?

Creo que no es momento de recitar la lista de acciones y decisiones tomadas por Rossevelt que pudieron valer una guerra y la libertad del mundo.

¿Qué pudiera ser racista en los Estados Unidos de los 40? ¡Pues c**o que no era marciano!
Lo de Jesse Owens se queda en anécdota cuando a un afroamericano le preguntan cuanto le debe América (y los afroamericanos) a Rossevelt. El mundo en que viven es hijo de aquel que ayudó a crear.

¿Qué pudiera ser que tuviera amantes? Lo que hiciera en la alcoba no deja de ser noticias del "Salsa Rosa". A mi, sinceramente... Me importa mucho más que hiciera suya la "Ley de Préstamo y Arriendo". Probablemente sin ella, Alemania hubiera ganado la guerra. Y esto es solo un ejemplo.

¿Qué era aficionado al alcohol? Que tomara lo que quisiera, aunque fuera lejía, porque llevo las riendas del mundo con mano firme.

Ludovica, no sé lo que le esperaría a la mujer estéril. ¿Trabajar en el campo o en fábricas? Y ¿Los hombres estériles? Probablemente y de manera directa, el frente.

Creo que he destapado una pequeña caja de los truenos. Pero como no lo veo como vosotros, os expreso mi opinión, con el ánimo de tener una inteligente, civilizada y culta "disputa" dialectal.

Un saludo a todos.

pedroboso dijo...

Mario, muy bueno lo de la lavandería, ja,ja..

Humberto, amigo, no pasa nada por debatir, no siempre vamos a coincidir en todo.

Para mi Roosevelt no fue ejemplo de nada y tampoco les sirvió de mucho a los afroamericanos. Para empezar, no puede pasar a la Historia como el "salvador" del mundo, pq cualquiera (hasta yo o un niño) que hubiese sido Presidente en aquel momento y tras el ataque japonés a Pearl Harbor, hubiera declarado la guerra y entrado en la 2GM. No fue una decisión suya, fue forzada y no había otra.

Puedes "entender" el racismo hacia los afroamericanos, ya que era en los años 40 y era lo normal... Entonces justificamos el odio racial de Roosevelt, pero no se lo perdonamos a Hitler hacia los judíos. No estoy mezclando "churras con meninas" pq estamos hablando de la misma época. Para mi ambas conductas son censurables, si bien el tema del Holocausto va mucho más allá y será un estigma que perseguirá a los nazis de por vida.

No fue hasta la llegada de Luther King, cuando los afroamericanos vieron algo de luz al final del tunel.

Y en cuanto a "salsa rosa" para mi sí es importante, si eres un líder o un espejo público, debes cuidar tu imagen. Siempre.

Humberto dijo...

pedroboso, veo, respeto y entiendo tu punto de vista pero no puedo estar de acuerdo.

La política tanto interior como exterior de Rossevelt no debe ceñirse a Pearl Harbor.

Con Rossevelt y antes de la guerra, Estados Unidos experimentó un crecimiento económico y social tremendo.
¿Pearl Harbor? es sólo la guinda de un pastel mucho, mucho más grande y complejo. No te quedes con la guinda. No te quedes con hechos concretos y con los primeros árboles del bosque.

¿Racismo? Comparar el racismo nazi con el racismo de los países occidentales de los 40 me parece injusto.

En cuanto a las historias de alcoba. Eisenhower también tenía amante. A mis ojos, sigue siendo un gran hombre. No sé, no me convence lo de la imagen pública. ¿Acaso se presentaba con la amante en público o hacía dejadez de sus funciones por ello? ¿Tuvo incidencia en el orden mundial durante la conferencia de Yalta que se acostara con una o con otra?

¿Influyó en algo que Ike se acostara con Kay Summersby en la decisiones que tuvo que tomar durante Overlord? (si es que llegó a acostarse con ella, que la verdad no me importa mucho...).

Y, ahora esto es chiste, si tuvo influencia: ¡Bravo por los dos!

Un "polémico" saludo.

Mario Tenorio dijo...

Propongo que hagamos un "Especial Sálvame SGM", jejeje, buen rollito...

Saludos desde el sur.

PD: La verdad es que estoy aprendiendo mucho con vuestros comentarios/cotilleos. Me he dado cuenta lo poco que se.

Mario Tenorio dijo...

Por cierto, el que quiera leer el comic Hansi, ahí va un pdf en inglés.

http://www.carpsplace.com/spire/Hansi.pdf

Saludos desde el sur.

Ludovica dijo...

Humberto, no había pensado en lo de trabajar en el campo o en la fábrica, pero piensa que cuando una pareja no tenía hijos solían echarle la culpa a ella.

Mario, voto por el espacial Sálvame SGM, sería divertido.

Kordo dijo...

Hola chicos, enhorabuena por vuestro gran blog!
Estupenda la historia Göring-Carin. Detrás de la 'gran Historia' siempre hay cosas interesantísimas como esta, verdad?
Seguirle la pista a la hija de Göring, una 'pieza' tambien muy interesante.
Saludos!

pedroboso dijo...

Humberto, ja, ja, muy bueno lo del "bravo" por los dos. No estoy de acuerdo contigo en algunos aspectos, pero no te falta razón en tus argumentos.

La imagen es importante, aunque quizás lo sea más en la actualidad que antaño.

La superestrella del baloncesto americano NBA en la década de los 60 y 70, Wilt Chamberlain, escribió (y se jactó) en su autobiografía, que se había acostado con más de 1.000 mujeres... Os imaginais que Messi o Iniesta dijeran algo así? No sería el mejor ejemplo para los chavales de hoy en día.

Humberto dijo...

Mario, en lo referente a la SGM me apunto hasta para un "especial sálvame SGM".

Ludovica, no te falta razón. En aquellos tiempos, la culpa al problema de la falta de descendencía hubiera recaído en la mujer.

Pedroboso, no es muy edificante que digamos lo de Chamberlain, no. Y menos, vanagloriarse de ello.

Luis Guerra dijo...

Hola a todos:

Hago el post, me ausento un día y me armáis una disputa sobre los amoríos de presidentes, generales y hasta de figuras de la NBA. Así me gusta, ya sabéis que todas vuestras aportaciones son bien recibidas.

Me sorprende lo puestos que estáis en las cuestiones de alcoba de la historia, esperemos que los de Tomate, mira que estoy desfasado, no se enteren, que si no ya están montando un especial sobre Ike y compañía.

Un saludo

Luis Guerra dijo...

Hola a todos. Acabo de recibir un email de la distribuidora de la película documental Garbo. Ya está a la venta.

http://www.dvdgo.com/dvd-garbo-el-espia-dvd/1813437/155577

Humberto dijo...

Luis, ¡muy buena noticia!

En lo que respecta a la polémica, lo nuestro es civilizado y aportando ideas, no restando ni descalificando.

Luego cada uno tiene sus opiniones, que como bien dice el dicho: "son como los culos, cada uno tiene uno"

Además, la verdad absoluta no existe. Todas las opiniones tienen su parte de razón. Y puestos a "polemizar" que sea con alguien inteligente. ¿No crees?

Luis Guerra dijo...

Humberto, totalmente de acuerdo contigo, no hay nada más gratificante que un intercambio de ideas con personas inteligentes. Eso es lo que más me gusta del Blog, el grupo tan interesante y heterogéneo que nos hemos reunido.

Un saludo

Mario Tenorio dijo...

Ya sólo falta el "Abrazo de Vergara" de Luis y Humberto, jeje...me pido el personaje de lord John Hay si escenificáis alguna vez el momento.

Saludos desde el sur.

pedroboso dijo...

Luis, considero que vale mas, saber un poco de todo, que saber mucho de poco, no crees?

Luis Guerra dijo...

Hola Pedroboso:

Es una cuestión muy interesante la que planteas.
El conocimiento es importante, pero ante la inmensidad del saber humano ¿Hay que intentar saber un poco de muchas cosas o centrarse en una disciplina?

Me viene a la memoria uno de las mejoras obras de la literatura universal; Fausto de Goethe. El protagonista vende el alma a Mefistófeles no por dinero ni nada material, sino por la sabiduría, ya que Fausto comprendió que cuanto mas estudiaba menos sabía y descubría su incapacidad para saberlo todo.

También hay un dicho: aprendiz de todo maestro de nada.

Creo que me quedo con el término medio, aunque creo que en este caso no existe

Un saludo

pedroboso dijo...

Luis, interesante, sin duda. Creo que es más importante tener una cultura general en todos los ámbitos, que ser un experto en una materia. Además, ser o considerarse "experto" en algo con toda la expresión del término, me parece muy osado.

No se si os pasa a vosotros, pero en mi caso, cuanto más leo y estudio sobre la 2GM, con sus múltiples teorías y especulaciones, más tengo la sensación de que sé menos sobre ella, o al menos, que me asaltan infinidad de dudas.

Saludos a todos.

Ludovica dijo...

Luis, ya que mencionas el Fausto de Goethe quería contaros una cosa. Hace años, fuí al Goethe Institute de Madrid a ver el Fausto de Goethe en la versión de Murnau. Como todo el mundo sabe es cine mudo, y la película estaba en versión original con subtítulos en inglés, pero estaba tan bien hecha que entre lo que entendía y lo que me imaginaba me enteré de bastante. Pero lo más alucinante de todo es que pusieron un pianista tocando como se hacía antiguamente en el cine mudo: no he vuelto a vivir una experiencia como aquella.